Despidos

Konecta, tras el Estado de alarma, aplica la “operación biquini” a su plantilla implantándole unilateralmente jornadas de 18hs semanales.

Konecta presume de dar miles de puestos de trabajo en la capital hispalense, mientras esconde que sus empleados sobreviven con contratos basura a 18hs semanales, muchos de ellos en fraude de ley, sueldo que ni para comer da y mucho menos para pagar. Desde marzo de 2020, con el Estado de alarma por Covid19