Foto Imagen3
Sin comentarios 354 veces visto

CGT Ceuta, una realidad incómoda para los acomodados.

Ceuta, una ciudad en la que el paro llega a niveles insospechados, con pocas posibilidades laborales por falta de tejido productivo.

Esta es la situación laboral en la que CGT ha desembarcado hace unos meses en esta tierra. Tal y como se señaló cuando acudimos a una llamada de trabajadores y trabajadoras, CGT había llegado para quedarse, y así ha sido. Ya hay una sede en la que se puede ver ese rojo y negro de las anarcosindicalistas, y que es el producto del esfuerzo de muchas personas para hacer realidad eso que dijimos: “hemos venido a quedarnos y a luchar por mejorar el mundo laboral y social en esta ciudad”.

Pero lo que realmente es un orgullo para esta organización es contar con personas que han decidido salir de ese círculo de comodidad para luchar, para reivindicar que las cosas pueden cambiar y sobre todo, que deben cambiar. Hoy contamos con la presencia de Mekki y Rachid, dos delegados de CGT en Ceuta, en empresas diferentes, pero con situaciones comunes, han decidido sobrepasar el miedo y enfrentar los problemas. Nos cuentan cual es la situación en la que se encuentran, y queridos ondarreños y ondarreñas, podréis comprobar a lo largo de este interesante programa como al final los y las que se atreven a luchar están ahí y simplemente necesitan la herramienta necesaria, en este caso un sindicato que les respalde y apoye: CGT.

Como siempre hacemos una reflexión para que tras escuchar el programa nos comentés, en este caso usaremos una frase que puede resumirlo todo: El miedo no conquista derechos. ¿Y tú qué opinas?

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es nueve + tres ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.