Foto trabajadoras-marinaleda
Sin comentarios 1171 veces visto

Carta abierta a la Dirección del SAT NACIONAL

Varias mujeres, personal laboral del Ayuntamiento de Marinaleda, trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio y afiliadas a CGT en la Sierra Sur de Sevilla, se ponen en pie para alzar sus voces, porque no están de acuerdo con la situación laboral que vienen padeciendo, ni con la que se les están imponiendo por reclamar sus derechos básicos como tener derecho a vacaciones, antigüedad, etc.

Se acusa a CGT Andalucía de coincidir con la derecha rancia y retrograda, sin embargo, lo que sí está claro es que han coincidido la derecha y un sector de la izquierda, ha sido en INVISIBILIZAR a las compañeras en su lucha, no escucharlas y no tener en cuenta sus reivindicaciones. Se emborrona todo el debate minimizando lo que dicen, incluso infantilizándolas, no atendiendo a sus argumentos, se les saca del foco, se genera una trifulca dialéctica patriarcal para desviar lo realmente relevante SU LUCHA Y SUS REIVINDICACIONES. Esto es lo único que debería estar en el centro de nuestros debates, todo lo demás es intentar jugar a despistar con la clásica falacia del “Conmigo o contra mí”.

No estamos por contribuir a ningún circo, ni a ninguna pelea de gallos. Nosotras, las personas de CGT, lo tenemos claro, estamos con las que luchan, sin fronteras, sin censuras y sin jerarquías.

No hay pueblos de un sindicato o un partido. Por suerte los pueblos y sus personas, son más que sus instituciones y que sus representantes. Y por mucho que haya modelos distintos de gobernanzas, desde CGT Andalucía, Ceuta y Melilla no apoyaremos que haya una institución o una empresa donde como mínimo no se escuche, dialogue o negociar en último caso las peticiones de sus trabajadoras y respetar la legalidad vigente.

Todas sabemos que no es fácil ser una voz discordante y disidente en un pueblo. Marcarse en espacios de convivencia bastante pequeños, puede significar mucha (re)presión social y hasta sufrir una exclusión social severa.

Nos inspira un proyecto anarcosindicalista o como Errico Malatesta nombró en alguna ocasión de “socialismo libertario”, no tenemos nada que decir sobre las diferentes personalidades que otros sacan continuamente a la palestra. Cada uno tendrá que hacer evaluación de porque una situación que entendemos que debería ser “normal” como que unas trabajadoras tengan un conflicto con su empresa y quieran resolverlo, puede remover tantísimo. A nosotras, como representantes actuales de CGT Andalucía, Ceuta y Melilla, no nos toca estar en esas lides. Hemos intentado ser siempre exquisitamente respetuosos con el proyecto, iniciativas e historia del pueblo de Marinaleda. Insistimos en dejar claro que nuestro papel es el de acompañar y ser solidarias con las que se sienten oprimidas en este caso por el Ayuntamiento de Marinaleda, como hemos hecho en todo pueblo, barrio, ciudad, empresa, vivienda... donde miembros de la clase trabajadora quieren organizarse en CGT y defender con nosotras sus intereses.

Cambiar esta situación es muy fácil y está en manos del Ayuntamiento de Marinaleda, simplemente hay que dar cumplimiento a lo acordado en el SERCLA el pasado día 19 de agosto y con ello se acabó el problema.

Siempre hemos apostado por una relación fuerte y generosa con los sindicatos de base de Andalucía, hemos coincidido en diferentes plataformas, coordinaciones y luchas con muy buena sintonía en los últimos años y seguiremos apostando por esos vínculos porque entendemos que juntas, somos más fuertes contra el capitalismo patriarcal colonial...

Nuestra lógica no es la competición, sino el tener un proyecto autónomo y de lucha por los derechos sociales y laborales.

Para CGT Andalucía no hay motivos para romper relaciones con el SAT, mucho menos por defender los intereses de un grupo de mujeres, trabajadoras del Ayuntamiento de Marinaleda o de cualquier otra empresa o administración pública, por ello seguimos tendiendo la mano a este Sindicato y también al ayuntamiento/empresa, que incomprensiblemente está actuando de modo completamente distinto a lo que históricamente ha defendido para la clase trabajadora.

Antes de llegar a esta situación, ha habido bastantes conversaciones, avisos, ruegos, peticiones... tanto hacia el primer teniente de alcalde, en representación del Ayuntamiento, como hacia los compañeros del SAT, sin embargo, no sabemos porque extraña razón se ha forzado el conflicto, pero no tiramos la toalla. Esperamos que se den pasos para solucionar la situación de las trabajadoras, que es lo único que mueve a CGT Andalucía, Ceuta y Melilla y dejamos claro que no se abandonará a las compañeras y seguiremos siendo una herramienta para su justa lucha, porque entendemos que ese es nuestro papel como Sindicato de Clase.

Para concluir, hacemos un llamamiento a toda la militancia del SAT para que exija junto a CGT el cumplimiento de las normas laborales, también en el Ayuntamiento de Marinaleda.

 

CGT no hace política, hace sindicalismo y se debe a la clase obrera, eso es lo único importante.
Si las tocan a ellas, nos tocan a todas


 

Archivos Adjuntos

Recomendados

La Jara en Rojo Y Negro Nº 9

Nº 9 del periódico "La Jara en Rojo y Negro" y especial sobre privatizaciones. [...]

La Jara en Rojo y Negro, Nº 3

Ya esta disponible la tercera entrega de "La Jara en Rojo y Negro" [...]

Grupo Konecta en el epicentro de las empresas subcontratistas outsourcing que más irregularidades están llevando a cabo en la crisis del coronavirus

CGT Sevilla alerta de que la aplicación de los ertes exprés reconocidos en el ámbito de aplicación del RD del estado de alarma decretado por el gobierno, sea una fórmula de regulación de empleo al margen de la vigilancia de los comités de empresa  [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es tres + diez ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.