Foto BUSCO-TRABAJO
Sin comentarios 1205 veces visto

EMERGENCIA OCUPACIONAL EN ANDALUCÍA

Los datos eufóricos de la encuesta de población activa, facilitados por el Gobierno el pasado 25 de julio, y celebrados por la Junta de Andalucía, contrastan con la cruda realidad del empleo precario, parcial y temporal.

Según datos oficiales, el número de trabajadores/as empleados en Andalucía en el segundo trimestre del año aumentó en 103.400 personas y descendió el de desempleados/as en 6.000, manteniéndose el 21,04% de parados/as en nuestra Comunidad Autónoma. Especialmente castigada vuelve a ser la mujer andaluza.

Para cualquier persona de a pie, estos datos sobre el papel, que todo lo soporta, pudieran incentivar al optimismo en materia de empleo, aunque no hay nada más evidente, que recorrer pueblos y ciudades andaluzas para contemplar la verdadera realidad y el drama social del desempleo.

Cádiz y Jaén con más del 24% de su población en edad de trabajar desempleada, seguida por Granada con el 24% son las provincias andaluzas que encabezan el ranking de personas paradas según el Instituto Nacional de estadística (INE), siendo Almería, con más del 16% de paro, la provincia que se sitúa en el mejor lugar de toda Andalucía. En todas las provincias andaluzas es mayor el índice de mujeres en paro que el de hombres.

Si a estos alarmantes datos oficiales añadimos los que no se dicen sobre precariedad laboral, nos encontramos ante una situación de emergencia ocupacional, en la que la pobreza extrema alcanza ya incluso a quienes constan oficialmente como empleados/as pero sus contratos son ridículos, entre una y cuatro horas de trabajo diarios.

Conforme a los datos que CGT Andalucía ha podido contractar, en el mes de julio 2019, el 98,8% de los contratos realizados en la provincia de Jaén han sido temporales, la mayoría de ellos también a tiempo parcial, le sigue con el 98,5% de los contratos la provincia de Huelva con el 97,13%, Córdoba, con el 95,96%, Cádiz con el 95,23%, Granada con el 95,12, Sevilla con el 92,99% y Málaga con el 92,64% Almería.

La emergencia en materia de empleo en Andalucía es real y se aleja de las cifras propagandísticas de los gobiernos de turno, que viven alejados de la realidad social desde sus púlpitos de grandeza, en los que gozan de grandes sueldos, pensiones vitalicias... a costa de los impuestos de quienes más sufren.

Desde CGT Andalucía, ante la dramática situación, se trabaja ya en la convocatoria de una movilización social en toda Andalucía junto a colectivos y movimientos sociales para el próximo 26 de octubre, que tomará forma definitiva en una asamblea andaluza a celebrar en Antequera el 29 de septiembre.

La derogación de las Reformas Laborales de Zapatero y Rajoy, la reducción de la jornada laboral en los convenios colectivos, manteniendo el salario y la implantación de la Renta Básica son medidas urgentes que CGT plantea, entre otras, para poder paliar la emergencia social que vivimos en nuestra tierra.

 

Recomendados

Argelia: La policía impide la concentración del 2 de mayo

La sede del Ministerio de Trabajo rodeada por la policía, tanto de uniforme como de paisano. Un centenar de personas a [...]

La Junta de Andalucía ofrece al INFOCA cooperar en el transporte de personas, materiales o alimentos

Actualmente no se dispone de EPI de emergencia sanitaria para las intervenciones relativas a incendios forestales, que son ya absolutamente imprescindibles [...]

La Jara en Rojo y Negro, Nº 3

Ya esta disponible la tercera entrega de "La Jara en Rojo y Negro" [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es ocho + cuatro ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.