Foto 20180426Teleasistencia
Sin comentarios 529 veces visto

El Servicio de Teleasistencia cifra en cerca de 80.000 los pulsadores instalados con defecto de fabricación

Una fisura en el modelo MyAmie podría dejarlo fuera de funcionamiento si se moja 

 El Servicio de Teleasistencia cifra en cerca de 80.000 los pulsadores instalados con defecto de fabricación. 

 La Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de la Junta de Andalucía someterá a chequeo 80.000 botones de auxilio inmediato de los 220.000 instalados por el Servicio de Telasistencia al presentar un defecto en su carcasa. La empresa Tunstall, encargada del suministro de estos dispositivos, no ha sabido clarificar la fecha de producción de los pulsadores que se han distribuido hasta agosto de 2017 por toda la comunidad autónoma. 

 Según la información facilitada por la sección sindical de la CGT en la Agencia de Servicios Sociales y Depemdecia de Andalucía, adscrita a la Consejería de Bienestar Social, uno de cada tres usuarios del Servicio de Teleasistencia podría estar en posesión de un pulsador de emergencia fuera de uso si se ha mojado. El “botón rojo”, como comúnmente le suelen llamar los mayores, está diseñado para ofrecer ayuda incluso si se sumerge “pero esta incidencia ha dado al traste con la garantía de ayuda que hasta ahora se ofrecía”, asegura la representación sindical. 

 El Servicio de Teleasistencia de la Junta de Andalucía es un sistema de atención personalizada de respuesta inmediata ante situaciones de emergencia, inseguridad, soledad y aislamiento. Basado en las nuevas tecnologías de la comunicación permite a sus usuarios mantener un contacto verbal a través de la línea telefónica durante 24 horas todos los días del año con sólo apretar un botón “rojo” que portan en cuello o muñeca. 

 La empresa proveedora ha comunicado a su principal comprador ( la Agencia ha invertido en estos aparatos 18 millones de euros en los últimos tres años) que desde agosto de 2017 todos los pulsadores instalados han pasado de forma positiva las pruebas de funcionamiento aunque se ha mostrado incapaz de determinar desde cuando se vienen creando con fisura en la carcasa superior. 

 Ante esta situación, la empresa encargada del mantenimiento, Proazimut, y la propia Agencia han decidido realizar una campaña de comprobación de  los 80.000 pulsadores para ver si funcionan. Eso supone que el usuario, con una media de edad de entre 75 y 85 años, tiene que interactuar, pulsar el botón y hablar con un operario para ver qué señales recibe e  intentar visualizar un defecto minúsculo en la carcasa. Sin contar que será una subcontrata, con personal distinto al teleasistente, la que se encargue de tratar con los usuarios afectados y de manejar la información que han depositado las familias a recaudo de los trabajadores de la teleasistencia. 

 Los representantes sindicales ven con recelo las medidas adoptadas por la empresa y temen que la solución propuesta dé al traste con la calidad que hasta ahora ha tenido el servicio. Como alternativas, la CGT ha propuesto que sea el propio fabricante, Tunstall, el que  cambie todos los pulsadores que pueden estar afectados. Para ello, explican, se puede incluso ejecutar las garantías del contrato, que aseguran al menos un 5% del mismo. Asimismo, el comité de empresa ha ofrecido a la dirección que sea el propio personal del Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) el encargado de comprobar con los usuarios el estado de los llamadores remotos. Pero ninguna de estas propuestas han sido aceptadas. 

 «El pulsador puede tener una fisura pero si la persona que lo usa no suele bañarse o ducharse con él. Ahora funciona, pero eso no impide que el día de mañana le entre humedad y deje de hacerlo», apuntan desde el sindicato CGT. «Es más, nosotros recomendamos a todos los usuarios del servicio que metan el pulsador en agua un tiempo y comprueben posteriormente si funciona y que al mas leve signo de defecto o problema pulsen y soliciten la sustitución de su pulsador remoto. La campaña de comprobación propuesta por la Agencia, la cual calificamos de autentica chapuza, no garantiza que los pulsadores de nuestros usuarios funcionen y ademas se va a extender al menos 1 año en el tiempo por lo que durante ese tiempo van a existir pulsadores sin comprobar.>> 

 Ahora mismo la Agencia de Servicios Sociales en su servicio de Teleasistencia tiene en torno a 160 empleados en Málaga y el doble en Sevilla. Ellos están más que capacitados para resolver esta incidencia habida cuenta de que están acostumbrados a tratar con personas mayores, el 90 por ciento de los usuarios. En ocasiones anteriores ante problemas similares siempre se han resuelto por parte del personal del Servicio de Teleasistencia, pero en esta ocasión se ha puesto en manos de una empresa externa la gestión de esta situación.

 Además, desde CGT también se apunta que permitir que una empresa externa tenga acceso a la base de datos y atienda las llamadas del servicio constituye una externalizacion de un servicio público y  abre la posibilidad de que un futuro también se hagan cargo de la gestión de llamadas entrantes del servicio, lo que iría en detrimento de sus profesionales y de la calidad del servicio, que por otro lado es un pilar basico de la atención a la dependencia y es objeto de visitas frecuentes de miembros del gobierno andaluz. 

 Lo que sí ha dejado claro la dirección del Servicio Andaluz de Teleasistencia es que el coste de esta campaña  de comprobación del funcionamiento de los pulsadores remotos se les pasaría a la empresa proveedora Tunstall, que lo asumiría como parte provocada por el defecto. No tendría, por tanto, ninguna repercusión en la factura que pagan los usuarios por el servicio. El mismo va desde el coste cero a los 10,80 euros al mes. 

 Tunstall es una empresa británica con más de 60 años de antiguedad especialista en aparatos de salud y cuidados. Su filial  en España se llama Tunstall Iberica. Su producto estrella es la prestación de servicios de teleasistencia y cuidados para la salud de las personas mayores. Dispone de sistemas de llamada vía radio, que no requieren cableado y se instalan de forma rápida, como el que ganó el concurso del Servicio Andaluz  de Teleasistencia (SAT). El pulsador MyAmie (el que ha presentado este problema), es la unidad de control remoto más pequeña, ligera y discreta de esta empresa, así reza en su propaganda. El pulsador fue diseñado para una mayor comodidad de uso gracias a su pequeño tamaño y su mayor superficie de activación. Es compatible con todas las unidades domiciliarias y sensores de teleasistencia de Tunstall ya que transmite a 869MHz, la frecuencia específica para los equipos de teleasistencia.

Recomendados

RTVA: Caballo de Troya

De folletín es el espectáculo que se ha vivido hoy en el Comité Intercentros. Comisiones Obreras que ostentaba presidenc [...]

CGT Sevilla apoya a las familias de la Corrala Utopía y exige una solución real y definitiva

COMUNICADO DE PRENSA Y FOTOS Ante la situación de emergencia social de las familias que han okupado la corrala Utopía [...]

RTVA: Donde dije digo...Digo Diego. CGT vuelve al Consejo de Administración

La última vez que trabajaron nuestros ínclitos consejeros, hace dos semanas, CGT-RTVA los visitó con la intención de int [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es seis + tres ?