Foto delphi-obras-suelo-ktmF-620x349abcJPG
Sin comentarios 594 veces visto

La expropiación forzosa planea sobre los terrenos de Delphi

Los administradores concursales aún no han contestado a la oferta lanzada en junio por la Autoridad Portuaria para la adquisición de los terrenos

No se descarta que Puertos del Estado tome medidas si no hay acuerdo en breve para la compraventa

La venta del suelo de Delphi es todavía un enigma a solo tres semanas de concluir el año. Los administradores concursales que gestionan este patrimonio industrial tras el cierre de la factoría en junio de 2007 aún no han respondido a la oferta de compra lanzada el pasado junio por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC), que ha puesto en este suelo industrial el punto de mira para la expansión del polígono de La Cabezuela. Los gestores del puerto gaditano ofrecen 2,8 millones de euros por la antigua parcela de Delphi con el ánimo de extender hasta allí la actividad industrial que general la orilla portuaria de Puerto Real. De hecho, esta operación urbanística cuenta con la bendición de Puertos del Estado, máximo órgano competente que depende del Ministerio de Fomento, y, además, ya está contemplada en las previsiones económicas que recoge el borrador de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018. No obstante, los administradores solicitaron el pasado una nueva tasación para contrarrestar la oferta de la Autoridad Portuaria, sin embargo, aún no hay respuesta.

Cabe recordar que los administradores concursales mostraron su disconformidad con ese precio y, por ello, como adelantó LA VOZ, encargaron en octubre una nueva tasación del suelo para contrarrestar la oferta de la Autoridad Portuaria. El tiempo corre y no hay respuesta a la oferta de compra, lo que obliga al Estado a mover ficha y plantear alternativas si no se llega en breve a un acuerdo satisfactorio. La propuesta de la Autoridad Portuaria y de sus necesidades de expansión confieren a la parcela de Delphi el grado de interés general. LA VOZ ha podido saber que no se descarta, por tanto, iniciar un proceso de expropiación forzosa si la administración concursal no se aviene a una posición de entendimiento.

 

La Autoridad Portuaria necesita con urgencia la parcela para expandir La Cabezuela

 

Los terrenos de Delphi llevan diez años sin actividad y se encuentran en estado de semiabandono a la espera de que un comprador ofrezca por ellos dinero suficiente como para saldar la deuda que dejó la empresa de automoción a una veintena de acreedores. La liquidación del patrimonio que dejó Delphi en la Bahía tras su cierre la gestionan tres administradores concursales. Su deber es conseguir atender a los acreedores de Delphi, entre los que se encuentran desde el propio Estado hasta pequeños y medianos empresarios, que reclaman más de 10 millones de euros. Durante todos estos años han creído que la solución pasaba por la venta de los suelos y de sus naves a una empresa interesada en montar otro negocio o bien a la Administración pública.

JAVIER RODRÍGUEZ
@JavierLaVoz

Recomendados

15-O: Movilización internacional «Unidxs por un cambio global»

De la misma forma que se unen los depredadores del sistema financiero y se coordinan las estrategias de quienes controla [...]

El delegado de la Junta en Cádiz sale corriendo de la UCA ante el abucheo del colectivo de ex trabajadores de Delphi

El colectivo aguardaba a López Gil en la UCA, donde han proferido insultos y reproches. La Policía ha identificado a cua [...]

Concentración del 1º de mayo en Cádiz

Unas 50 personas se concentraron en la Plaza San Antonio de Cádiz con motivo del 1º de mayo. La convocatoria fue hech [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es tres + tres ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.