Foto arton5588
Sin comentarios 2117 veces visto

Manuel Mejías Moreno "Roque". Alcalá de Guadaira (Sevilla) 1915, Mairena del Alcor (Sevilla) 1936

por Félix J. Montero Gómez

Con una gran diferencia respecto a cualquier otra, la organización más
numerosa e influyente de las que existían en Alcalá, antes y durante la
segunda república, era el Sindicato de Oficios y Profesiones Varias de
Trabajadores, perteneciente a la Confederación Nacional del Trabajo, y
cuyas primeras sedes estuvieron en el barrio Nuevo, número 4, y en la
Plazuela, número 5. En 1931, cuando Alcalá contaba con unos 17.000
habitantes, este sindicato de la CNT tenía cerca de 5.000 afiliados.
Prácticamente todos los trabajadores asalariados pertenecían a la CNT.

Hay varios nombres de hombres y mujeres de Alcalá que están asociados a
esas siglas, pero el que más se identifica con ellas, el que más las
personifica es el de Manuel Mejías Moreno, conocido como Roque o Manuel de
Roque.

Manuel no era el presidente de la CNT en julio de 1936, pero sí en el
otoño de 1922, cuando se constituyó su primera junta directiva; y lo seguía
siendo en diciembre de 1931, cuando en sesión extraordinaria celebrada el
día 5 de este mes, el sindicato lo autorizó para comprar, por 24.000
pesetas, la casa de la plaza de España en donde la CNT establecería su
sede; compra que, por cierto, se formalizó en una notaría de San Juan de
Aznalfarache, cuyo titular se llamaba Blas Infante Pérez.

Concepción Benítez Guillén, una hija del concejal republicano Eduardo
Benítez Moreno, nacida el 23 de noviembre de 1915, trabajaba en el almacén
de Beca y estaba apuntada a la CNT. Uno de los días en que yo hablé con
esta mujer, le mostré una fotografía de Manuel y, a un hombre al que podía
hacer casi 70 años que no veía, lo reconoció en apenas un segundo: Éste es
Manuel de Roque, me dijo sonriendo. Y explicó: Todos los viernes, por la
tarde, había sesión general en el patio de la casa del sindicato, y allá
que iba la gente a escuchar a Roque. ¡Qué buena persona era! Y, aunque un
poco tartaja, hablaba muy bien. Nos contaba la historia de Jesucristo, pero
sin decir nada de la resurrección.

Manuel Mejías Moreno nació en Alcalá el 15 de abril de 1897, era hijo de
Antonio Mejías Ferrer y Rosario Moreno Álvarez, alcalareños los dos, como
los cuatro abuelos de Manuel: José Mejías Benabal, Manuela Ferrer Jiménez,
Manuel Moreno Zúñiga y Rosario Álvarez Vargas. Perteneciente a la quinta de
1918, fue alistado en la caja de recluta de Utrera y destinado a la
comandancia de artillería de Cádiz, en cuya 6ª batería sirvió. En su
cartilla militar está anotado: que tenía la frente ancha; el pelo rubio;
los ojos pardos; las cejas rubias, pobladas y arqueadas; la nariz aguileña,
grande y roma; la boca y los labios regulares; y la barbilla redonda; medía
1´699 de estatura y 0´92 de perímetro torácico; sabía leer y escribir y
también conducir una acémila o un carro; y su religión era la
católica-apostólica-romana. Campesino como su padre, Manuel era el mayor de
diez hermanos, que en 1936 tenían: Aurora, 37 años; Antonio, 36; Manuela,
33; Carmen y Águila, 31; Rosario, 29; José, 25; Joaquín, 22; y Dolores, 19.
Se casó, en el Juzgado municipal de Alcalá, el día 4 de agosto de 1934, a
las once de la mañana, con Concepción Sánchez Gandul, de 23 años, conocida
como Concha la de las cabras, que vivía en la calle Fernán Gutiérrez,
número 9, y era sobrina del cabo de los municipales José Gandul Benabal.
Testigos de la boda fueron el albañil Manuel Mejías Palacio, primo hermano
del novio, y el panadero Francisco Portillo de la Cruz, que fue secretario
de la primera junta directiva local del Sindicato de Oficios y Profesiones
Varias de Trabajadores. El matrimonio se instaló en la casa número 11 del
barrio de San José y tuvo sólo un hijo, Adrián, que nació el 3 de julio de
1935.

La tarde del 21 de julio de 1936, Manuel se encontraba en Piedra Hincada
con sus hermanos Joaquín y José. Sabiendo que sería a él a quien buscarían,
dijo a éstos que se fueran de su lado para que no los cogieran a los tres
juntos. Él pudo haberse ido de Alcalá, como se fueron tantos hombres, y
entre ellos su primo y amigo íntimo Manuel Mejías Palacio; pero se quedó
por no dejar solo a su hijo Adrián, que no tenía ni 13 meses.

Éste me dice que su padre lo que hizo fue irse a la Vega, donde Antonio
Mejías Ferrer tenía un melonar, con un chozo o sombrajo, en una haza de
tierra arrendada, quizás a Francisco Bono Díaz-Silva, alias Paulita; y allí
permaneció escondido cerca de un mes. Hasta que el capataz de una finca
cercana, que lo habría visto con unos prismáticos desde la altura en que el
cortijo de dicha finca se encuentra, lo denunció.

Señoritos y falangistas de Alcalá se precipitaron a la Vega en búsqueda de
Manuel, quien, al verlos llegar, se había ocultado en un maizal cercano.
Aquella gente rodeó la choza; y, al abuelo de Adrián, que se encontraba
afuera, fue un industrial aceitunero sobradamente conocido quien,
llamándolo por su nombre puesto que ambos se conocían, le dijo que venían a
llevarse a su hijo. Antonio Mejías le contestó que allí no estaba su hijo
ni sabía dónde se hallaba éste; y tal respuesta provocó que el otro sacara
una pistola y, apuntándole a la cabeza, dijese alzando la voz algo así
como: Conque ¿no sabes dónde está tu hijo? Pues yo creo que sí lo sabes. Y
entonces Manuel, que lo estaba viendo y oyendo todo, salió de su escondite
y se entregó.

Se lo trajeron para el pueblo y al primer sitio al que lo llevaron fue al
Ayuntamiento, en donde, al llegar, con tanta gente como lo traía, se formó
un gran revuelo. Unos conocidos de su familia lo vieron cuando llegó. ¡Cómo
venía el pobre Manuel! Después de un mes en medio de la Vega, con aquella
calor, sin arreglarse, venía empapado de sudor, despeinado, con unas
alpargatillas...

En el Ayuntamiento no estuvo mucho tiempo; enseguida lo pasaron al cuartel
de la Falange, y aquí lo torturaron. Me cuenta José Domínguez Carmona, que
entonces era un joven de 23 años al que los falangistas tuvieron unos días
detenido en su sede de la calle de la Mina antes de alistarlo en el
ejército faccioso, y que vio allí a Manuel en un calabozo: A Roque le
habían amarrado los testículos; los tenía muy hinchados y el pobre se
lamentaba continuamente. También lo pelaron a rape. Su mujer se acercó un
día con Adrián en brazos para que lo viera su padre, y tuvo que oír cómo se
burlaba de ella un falangista de 19 ó 20 años al que llamaban Ch….. y que
estaba en aquel caserón haciendo guardia: Qué, ¿vienes a pagar el pelado de
tu marido?

Roque, sabiendo ya lo que iban a hacer con él, se echó a llorar cuando vio
a su hijo.

Antonio Mejías Ferrer le estuvo llevando el desayuno durante cuatro o
cinco días. Hasta que una mañana, llegó a Falange y le dijeron que su hijo
ya no estaba allí, que se lo habían llevado a Sevilla. Cuando el hombre
regresó a su casa y la madre de Manuel se dio cuenta de que su marido había
vuelto con el desayuno del hijo tal como se lo llevó, no dijo nada, no
lloró, no chilló. Pero empezó a dar unos saltos..., que entre su marido y
sus hijas la agarraban y no podían sujetarla.

Manolita, una de las hermanas de Manuel, la cual tenía un oído muy fino,
le dijo a su padre: Coja usted una bestia y tire para Mairena, que anoche
pegaron tiros por ahí.

El padre, que tenía 62 años, cogió un mulo, se puso en camino y cuando
llegó a la Venta de los Nueve Hermanos, en la carretera de Mairena del
Alcor, se encontró con ocho o diez cuerpos tirados por el suelo. El hombre
se echó abajo del mulo, se acercó a los cadáveres y vio que uno de ellos
era el de Manuel. Estaba boca abajo y con las manos atadas. Su padre se las
desató y le limpió la cara, que la tenía llena de tierra.

En ese momento se presentó un camión que venía a recoger los cadáveres. El
camión, requisado, lo conducía su dueño, Enrique Bulnes Fernández, según me
ha dicho un hijo de éste, y llevaba con él de ayudante a Eligio Pérez
Torres, el Polonia. El padre de Manuel se encaró con los falangistas que
también llegaron en el vehículo, se le fue la lengua, y éstos le dijeron
que o se callaba o lo mataban a él también. Después cargaron los cadáveres
en el camión y se fueron. Y allí se quedó Antonio Mejías Ferrer, más muerto
que vivo. Hasta que unos pajeros que venían de Mairena, donde él era más
conocido que en Alcalá, se lo trajeron para el pueblo.

Esa misma mañana, Conchita Gandul Soriano, que entonces tenía 22 años y
era la novia de Joaquín Mejías Moreno, bajó desde su casa, en el barrio
Nuevo, número 30, a la plaza de abastos, en la calle de la Mina, y allí le
dijeron que la noche anterior habían sacado a unos cuantos hombres del
cuartel de la Falange y entre ellos a su cuñado. Entonces, Conchita decidió
subir a casa de sus suegros, que vivían en la calle Marea, número 1, para
enterarse de si era verdad lo que le habían contado en la plaza.

Pero a mitad de camino, me dice Conchita, yo no sé lo me entró, que cogí y
me volví y tiré para mi casa. Cuando iba bajando por la cuesta Rosario, me
encontré con mi suegro, subido en el mulo, y, al verme, me gritó:
¡Conchita, Conchita, hija, que nos han matado a Manuel! ¡No diga usted eso,
lo habrán sacado para Sevilla!, le contesté yo, sin saber qué contestarle.
Y él: ¡No, hija, no; si lo he visto muerto, hija, si lo he visto muerto!

Ese día, cuando Antonio Mejías Ferrer estuvo de vuelta en su casa,
enganchó un carro al mulo, cogió a su mujer y a sus hijas y se fue con
ellas para el rancho que le tenía arrendado a Andrés Alonso Boje en la
vereda de Carmona, junto a la casilla de Rosalía. En Alcalá no estaban
seguros.

Unos tres meses más tarde, durante la declaración que prestó ante el juez
militar de Utrera el jornalero de la CNT Guillermo Miranda González, que
vivía en la calle Padre Flores, número 2, una de las cosas que éste dijo
fue que a él, el día 19 de julio de 1936, le había dado un revolver un
grupo de gente que estaba en el Ayuntamiento de Alcalá repartiendo armas y
en el cual se hallaba, entre otros, “Manuel Roque”.

En vista de ello, el juez le ordenó al jefe de la Línea de la guardia
civil de Alcalá que procediera a la captura e inmediato traslado a la
cárcel de Utrera del inculpado “Manuel Roque”. Y cuatro días después,
Ambrosio Santos Velasco, que así se llamaba el jefe de la Línea de la
guardia civil de Alcalá, le contestó al juez de Utrera que el individuo
llamado Manuel Mejías Moreno, alias Roque, había “Fallecido en lucha”.

Su muerte se inscribió el 19 de febrero de 1956 en el Registro civil de
Mairena del Alcor, donde consta que Manuel “falleció en este término
municipal el día veinticinco de agosto de mil novecientos treinta y seis, a
consecuencia de la aplicación del Bando de Guerra”.

Su familia supo que a él, y a sus compañeros asesinados la noche del 25 de
agosto de 1936 en la Venta de los Nueve Hermanos, se los llevaron al
cementerio de Mairena del Alcor y los enterraron en una fosa común.

Tan seguros estaban de que Manuel se encontraba allí que cuando, en 1945,
murió Antonio Mejías Ferrer, no lo enterraron en el cementerio de Alcalá
sino en el de Mairena. Para que el padre estuviera con el hijo.

Fuentes

? ATMTS: Causas números 12/36, 52/38 y 1887/38: Legajo 313-4969.

? AMAG: Libros 257 y 258.

? Documentos cedidos por Adrián Mejías Sánchez.

? Testimonios de Concepción Gandul Soriano, Adrián Mejías Sánchez,
Concepción Benítez Guillén, José Domínguez Carmona y Enrique Bulnes Míguez.

? Leandro Álvarez Rey: Segunda parte del libro Permanencias y cambios en
la baja Andalucía. Alcalá de Guadaíra en los siglos XIX y XX.

? Artículo de FJMG en la revista de la feria de Alcalá de 1979.

? Fotografías cedidas por Concepción Gandul Soriano y Adrián Mejías
Sánchez.

También en:
http://www.todoslosnombres.org/content/biografias/manuel-mejias-moreno#sthash.1srQvjAJ.dpuf

Recomendados

Comunicado de la Sección Sindical de CGT en Airbus Military Tablada sobre el accidente del A-400M del 9 de mayo

El pasado lunes 1 de junio, el Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla levantó el secreto de sumario que pesaba sob [...]

Fotos de la huelga en RENFE y ADIF el 17 de septiembre:

A las 0H dará comienzo la huelga estatal de 24 horas en todo el sector ferroviario, incluyendo las Entidades Públicas Em [...]

concentracion en la sede del PP contra el paro.

Compañerxs: Este viernes 15 de Febrero hay convocados dos actos en los que una vez más tenemos que estar presentes: [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es dos + seis ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.