Foto arton5568
Sin comentarios 2782 veces visto

Barricada de Papel nº 20

{EDITORIAL:}

{NO ES CRISIS, SE LLAMA ESTAFA}

Decenas de noticias en los medios de comunicación expresan la alegría del gobierno porque la crisis ha terminado y España está creciendo. Por otro lado, otros políticos intentan convencernos de que no es así, que para superar esta crisis tenemos que adoptar medidas sociales que favorezcan a la población y no a los gobiernos, empresas, sociedades patrimoniales y ricos. Veréis, resulta que ni crisis ni qué ocho cuartos. No estamos saliendo de la crisis ni tenemos que superar ninguna crisis con medidas sociales, por la sencilla razón de que no hay ninguna crisis.

Es cierto que la especulación financiera ha hecho que los bancos tengan un dinero que realmente no existe, basándose en futuribles intereses que más tarde no han podido hacer realidad por la falta de pago de decenas de familias que se han quedado sin hogar. Es cierto que, por tanto, esos bancos han tenido cierta “pérdida de beneficios”, que no de ganancias, e incluso pérdidas de efectivos financieros por la especulación sobre la deuda de otros bancos o incluso países, efectivos que nunca volvieron a recuperar por el aumento de la prima de riesgo (otro invento hipotético que nada tiene que ver con la realidad financiera de un país, al ser agencias privadas las que valoran ese riesgo a petición de cada consumidor…), por malas inversiones, etc.

Pero no debemos olvidar que los bancos son entidades privadas y, como tal, deben pagar las consecuencias de sus actos, de sus malas inversiones. A ningún particular se le ha rescatado por haber invertido mal en una vivienda, un coche o incluso en la creación de una pyme. En el rescate de los bancos se han empleado millones de euros a fondo perdido que se podrían haber utilizado, por ejemplo, para devolver deuda pública a otros países o incluso a los bancos europeos. También se podría haber utilizado para crear empleo público, estable y de calidad. O para mejorar el sistema sanitario público y universal, pagar los medicamentos que tantas personas enfermas necesitan, crear más plazas hospitalarias, incrementar las ayudas a la dependencia… Incluso para renovar nuestro sistema educativo corrigiendo sus fallos, creando escuelas y guarderías públicas, otorgando becas, bajando los precios de libros escolares, de las matrículas universitarias…

Lo que tratamos de decir es que no existe ninguna crisis de la que tengamos que salir. Lo que existe es una estafa a toda la población, no solo de España, del mundo entero. La estafa consiste en acumular la riqueza en unos pocos (grandes empresas, sociedades y gobernantes) a costa de la población. Pero la estafa es mayor todavía: siguen manteniendo esos países que, dicen, están en vías de desarrollo para que la población del “primer mundo” sigamos pensando que “somos afortunados con lo que tenemos y no nos podemos quejar” ya que, permítanme el lenguaje políticamente incorrecto, “pobres negritos de África”. Esos pobres negros no son pobres porque sí, lo son porque nosotros permitimos que lo sean. Nosotros estamos permitiendo esta estafa, ya es hora de que abramos los ojos, somos la generación mejor preparada culturalmente, con más conocimientos que ha habido en la historia de la humanidad, y nos estamos dejando engañar.

No hay ninguna crisis, el dinero sigue ahí, solo que hemos permitido que fluya hacia arriba, hacia los más ricos, y ellos no permiten que ahora fluya hacia abajo, lo tienen secuestrado y no quieren soltarlo. Llaman terroristas a quienes queremos recuperar nuestra riqueza (no una riqueza personal y privada como la suya, sino la riqueza del pueblo, una riqueza pública) cuando los verdaderos terroristas son ellos, que extorsionan, que son corruptos, que secuestran la riqueza, la libertad, la justicia… Y, si algo hemos aprendido de estos gobiernos capitalistas, es que a los terroristas no se les puede dar tregua, ¿verdad? El terrorismo hay que combatirlo, y no se le puede batallar participando de sus mismos métodos, incluso aunque parezca que decretando leyes sociales podemos volver a tener un estado de bienestar, puesto que corremos el riesgo de quedarnos como estábamos hace 10 años, más o menos bien, pero con un 90% de la riqueza acumulada en el 1% de la población y los y las demás simplemente sobreviviendo, hasta que de nuevo quieran enriquecerse más todavía, y de nuevo inventen otro golpe de estado en forma de crisis económica o incluso de tercera guerra mundial (quién sabe, a estas alturas nos podemos esperar cualquier cosa de estos terroristas a quienes aplicamos los eufemismos de ricos y gobernantes).

En CGT no nos sirven los métodos tradicionales, no nos sirven las medias tintas, no podemos conformarnos con votar cada cuatro años y dejarnos gobernar el resto del tiempo, no debemos dejar nuestro futuro en manos de una incierta salvación que podrá ser o no, que quizá podrá mantenernos engañados durante otros cuatro años, que puede ayudarnos a seguir siendo ignorantes del verdadero problema: la acumulación de la riqueza en unos pocos. Tenemos que luchar contra ese terrorismo de estado, ese terrorismo del dinero, de la riqueza, contra ese terrorismo de los ricos…

Desde CGT pensamos que la única solución es rebelarnos, coger nuestras armas (nuestros gritos, nuestro trabajo bruto) y pelear por lo que es del pueblo. Necesitamos una revolución mundial, pacífica, pero una revolución al fin y al cabo, que devuelva la dignidad y la libertad al trabajo, a las personas, a la tierra, al agua. Que nos dé lo que es nuestro, lo que es de todos y todas, que reparta la riqueza para todas las personas que pueblan nuestro mundo. Necesitamos unirnos en una huelga general universal, laboral, social y de consumo que devuelva a la población mundial su libertad. Y desde CGT seguiremos luchando cada día por conseguirlo.


-

{CONTENIDOS DESTACADOS:}

La Asamblea


- NO ES CRISIS, SE LLAMA ESTAFA Editorial

En Portada


- El acuerdo tripartito entre Gobierno, CEOE y los Sindicatos del régimen: del mendrugo de pan de los 426 € Secretaría de Acción Sindical de CGT

- Los acuerdos de concertación social: la estrategia de “desconcertación” Luis Ocaña Escolar

Nuestro Entorno


- El 21 de marzo volvemos a Madrid Juana Vázquez Torres

Memoria


- Casas Viejas: Inauguración del ECCV. La hora de las medallas Salustiano Gutiérrez Baena

Perfiles


- Entrevista a María Dolores Martín "No he tenido el apoyo de mis compañeros/as de trabajo pero nunca he estado sola"


Archivos Adjuntos

Recomendados

La represión de la disidencia sexual en Andalucía durante el franquismo y la transición

El próximo día 26 de febrero presentamos en el Centro Cívico Ranilla (antigua cárcel de Sevilla, C/Mariano Benl [...]

Tras las elecciones presidenciales en Argelia, la oposición se organiza. Libertad para Mohand y Moez.

La mitad de la población argelina ha dado la espalda a la elección presidencial con una abstención del 48'3%, (5 años an [...]

Una empresa española y las autoridades marroquíes contra [email protected] [email protected] de Alcazarquivir

15 detenidos, entre ellos El Ayachi Erryahi, secretario del Frente de lucha por la salvación de Larache, en duros enfren [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es cinco + dos ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.