Foto arton5176
Sin comentarios 1283 veces visto

Ex-militar y ex-preso denuncia la corrupción en el ejército marroquí

{Ibrahim Jalti, ex preso y ex militar, está llevando a cabo una sentada de protesta en Oujda cerca de la frontera de Argelia- Marruecos, con el apoyo de la AMDH, solicitando su reintegración al ejército y su derecho al trabajo.
}

Ibrahim Jalti y su compañero de profesión, Jamal Zaim, denunciaron en el 2002 casos de corrupción en el ejército marroquí y especialmente entre sus generales. Por haber realizado dicha denuncia fueron condenados a 7 y 8 años de prisión respectivamente. Una vez en libertad Ibrahim se encuentra en paro y sin recursos

Ibrahim Jalti ha elaborado un informe de 29 páginas (adjuntamos el informe en árabe) y ha hecho un llamamiento a la prensa, las asociaciones de derechos humanos, y a todos aquellos que se sientan vinculados a la defensa de los derechoshumanos y del ciudadano en Marruecos, a apoyar y a publicar su informe.

Él mismo se define como un ciudadano indignado por la corrupción dentro del ejército real. Acusa a los generales del ejército marroquí de mantener, fomentar y aprovechar de los beneficios del contrabando y del tráfico ilegal, corrupción que atraviesa hasta las más altas administraciones de los mandos del ejército marroquí. Dice no pertenecer a ninguna formación política ni de izquierda ni de derecha y ser un simple ciudadano creyente.

Ibrahim Jalti y Jamal Zaim realizaron un documento de 110 páginas, con fotos más con el apoyo de un vídeo sobre el tráfico de contrabando de los oficiales del ejército a lo largo de la frontera de Marruecos con Argelia.

Extracto de su informe:

"Numerosos periódicos han recibido recientemente su carta. Son dos. Dos sargentos destacados en el cuartel del primer batallón de caballería de las Fuerzas Armadas Reales de Oujda. Condenados por el tribunal militar el 21 de mayo de 2002 respectivamente a 7 y 8 años de prisión, fueron encarcelados el mismo día en el complejo de la prisión de Salé, en el mismo lugar donde el capitán Adib pasó dos años y medio.

Durante sus años de servicio, Ibrahim Jalti y Jamal Zïm, dos sargentos de las fuerzas armadas reales, constataron la implicación de algunos militares en el tráfico de contrabando en la frontera entre Marruecos y Argelia y dentro de los cuarteles de la zona. ¿Qué hacer? ¿Callar y tolerar estas acciones delictivas o plantear el desafío? Ceden ante la insistencia de su conciencia, pero todavía toman tiempo para asegurar sus pasos.

Los dos "amotinados" toman el asunto en su mano. Juegan a los detectives durante unos meses y preparan un dossier de inculpación. En total, una cinta de video de 60 minutos donde están filmados los tratos en la frontera, una docena de fotos y un registro donde relatan los detalles de múltiples operaciones de tráfico y otras actividades ilegales de diferentes grados y desde diferentes cuarteles. En total, 110 páginas reunidas bajo el título «algunas desviaciones de responsables militares".

Moha Oukziz, coordinador del Comité de Apoyo en Francia a los presos políticos en Marruecos (adjunto en francés)


Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT


Archivos Adjuntos

Recomendados

2 de mayo: Asamblea nacional en Algeciras de delegados de CGT en Supersol

En dicha asamblea, entre otras cosas, se unirán fuerzas para luchar contra los abusos e incumplimientos de los derechos [...]

La hipocresía de los regímenes árabes: Marruecos compra tres drones a Israel

Al mismo tiempo que el Comité Al Quds (Jerusalén), que preside Mohammed VI, reunido en Marrakech, con presencia de 15 pa [...]

CGT denuncia la aptitud del empresario Antonio Barberán por la denuncia interpuesta contra un miembro del sindicato

Este sindicalista criticó abiertamente sus formas de actuar contra los trabajadores. Todo este asunto surge como conse [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es cuatro + tres ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.