Foto arton5049
Sin comentarios 324 veces visto

Marcha de la cólera: Miles de trabajadores llenan las calles de Casablanca el domingo 6 de abril

Con el apoyo y la participación de la Corriente Democrática de la UMT, la marcha ha sido convocada por el frente sindical creado por la UMT, la CDT y la FDT (1). La UGTM (2) se sumó también a la marcha.

Unas 40.000 personas según los convocantes y 15.000 según la policía recorrieron las calles de Casablanca, partiendo de la plaza de la Victoria sobre las 11 de la mañana, dos horas después de lo previsto.

Mientras la parte de la manifestación perteneciente a las centrales sindicales convocantes llevaba eslogan y pancartas criticas con el gobierno de Benkiran (3) pero aceptables para el Makzen (4), el bloque del Movimiento 20 de Febrero y de las corrientes sindicales de izquierda, de la ANDCM, etc, gritaba consignas contra el Makzen, lo que provocó que la policía cortara la manifestación y comenzara a agredir a esta parte de la misma. El resultado, palos, golpes, carreras y 11 detenidos. Al parecer, 9 han sido ya puestos en libertad.

La marcha de la cólera

La causa de esta manifestación es la continua degradación de la situación económica y social de la clase obrera y del pueblo marroquí. Las constantes subidas del coste de la vida, la degradación de los servicios públicos, como la enseñanza y la sanidad, las políticas de austeridad y de pago de la deuda externa como eje ecónomico esencial de los presupuestos del estado, las políticas impuestas por el FMI y el BM, el aumento del paro y la falta de perspectivas para la juventud, el aumento de la precariedad laboral y de las subcontratas esclavistas, la pérdida en general de derechos de los trabajadores y trabajadoras en un país en que esos derechos nunca han sido plenamente reconocidos y con unas desigualdades muy profundas que cada vez se acrecientan, son el contexto en que se realiza esta marcha de la cólera.

A esta política económica neoliberal, que también sufrimos en nuestro país, hay que añadir los varios meses de enfrentamiento de la coordinadora sindical tripartita (UMT, CDT, FDT), y también de la UGTM, con el gobierno presidido por el islamista Abdelilah Benkirán por medidas como la "descompensación" (retirada de subvenciones) a productos como la gasolina y el gasóleo, que se han traducido en subidas de precios, la negativa del gobierno a proporcionar empleos a las asociaciones de "diplomados en paro", que exigen acceso directo a la función pública, la nueva ley de huelga que penaliza a los trabajadores del sector público que se declaran en huelga con retenciones salariales que hasta ahora no había y el bloqueo del gobierno al diálogo social. Todo ello ha motivado esta marcha y la amenaza de las centrales sindicales de convocar una huelga general si el gobierno no responde al memorando entregado por los sindicatos el 11 de febrero y no restablece el diálogo social.

La realidad del sindicalismo burocrático e institucional

El objetivo real de las centrales sindicales convocantes es desgastar al gobierno del PJD y sus socios en beneficio de las distintas fracciones socialistas, la USFP y el CN Ittihadi (en el caso de la FDT y CDT) o de los nacionalistas del Istiqlal (en el caso de la UGTM). Por parte de la UMT se trata de recuperar su papel como sindicato necesario para un pacto social, con sus consiguientes prebendas, y tapar el desprestigio causado por los casos de corrupción denunciados en su aparato dirigente.

Hay que decirlo claro; para estas centrales sindicales se trata de utilizar la lucha obrera en beneficio de la lucha política de determinados partidos y defender los privilegios de las burocracias sindicales y su papel en un pacto social, sin cuestionar para nada al Makzen.

El sindicalismo combativo

El sindicalismo combativo marroquí, que tiene su expresión más organizada en la UMT- Corriente democrática, ha participado también plenamente en esta marcha, difundiendo la necesidad de la huelga general contra las agresiones que sufre la clase obrera.

En muchas empresas, nos encontramos con sindicatos de trabajadores, de no importa qué siglas, que luchan con decisión por sus derechos, sin apoyo de sus direcciones sindicales, machacados por la patronal y con una solidaridad reducida a su entorno. Ahí existe una base de un sindicalismo de lucha de clases en Marruecos.

Y junto a ello, nos encontramos con las federaciones de la UMT, corriente democrática expulsadas por la dirección burocrática de la UMT como la Federación Nacional de Enseñanza (FNE), la Unión Sindical de Funcionarios (USF), la Federación Nacional de Obreros y Funcionarios de las Colectividades Locales (FNOFCL) y la Federación Nacional del Sector Agrícola, que no ha podido ser expulsada de la UMT por la burocracia sindical, que ya el pasado 6 de febrero movilizaron a miles de trabajadores en Rabat, forzando a que las direcciones burocráticas hayan tenido que convocar esta marcha del 6 de abril.

La UMT- Corriente Democrática

En sus reuniones del 9 y 27 de marzo, la UMT-Corriente Democrática decidió participar en la marcha nacional, obrera y popular del 6 de abril en Casablanca siguiendo el criterio de "la lucha sindical unitaria ascendente desde la perspectiva de la huelga general como medio para hacer frente a la agresión contra los logros, los derechos y las libertades", llamando a las federaciones, a los sindicatos nacionales, a los sindicatos locales y a todos los activistas relacionados con la Corriente a participar con fuerza y entusiasmo en la marcha del 6 de abril de 2014.

En su comunicado del 27 de mayo, la Corriente Democrática de la UMT expone sus reivindicaciones propias en la marcha:

1º Rechazo de los presupuestos generales del estado para 2014 y su revisión para aumentar las partidas para servicios públicos y sociales.

2º Alto a la subida del coste de la vida, a las continuas subidas de los precios.

3º Cumplimiento del acuerdo del 26 de abril de 2011, entre gobierno, patronal y sindicatos, igualando el salario mínimo agrícola con el resto y aplicando el salario mínimo donde no se respeta.

4º El respeto a la negociación colectiva y a los acuerdos entre gobierno, patronal y sindicatos.

5º Reforma de la Caja de compensación que regula las subvenciones a los productos de primera necesidad.

6º Respeto a los derechos sindicales y a la libertad sindical. Readmisión de todos los trabajadores despedidos por sus actividades sindicales.

7º Poner fin a la burocracia y a la lentitud en los trámites judiciales favorables a los trabajadores.

8º Acabar con el trabajo temporal y precario.

9º Respeto del código del trabajo y de los derechos laborales por parte de los empresarios.

10º Plan de empleo que cree puestos de trabajo para los parados.

11º Abrir un dialogo responsable con todos los sindicatos por sectores.

12º Paralizar la reforma de la edad de jubilación que pretende subir la edad de jubilación y bajar las pensiones.

13º Acabar con la corrupción y la mala gestión.

14º Acabar con los abusos y arbitrariedades que sufren los trabajadores de la función pública.

15º Igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos y niveles.

16º Generalizar la protección social en todos los ámbitos y mejorar los servicios sociales públicos: educación, sanidad, vivienda medioambiente, agua, luz, transporte...

---

(1) La Unión Marroquí del Trabajo (UMT) fue el primer sindicato marroquí, ligado a la lucha por la independencia y controlado hoy por una burocracia institucionalizada y bastante corrupta. La Confederación Democrática del Trabajo (CDT) es un sindicato creado por los socialistas (USFP) y posteriormente separado de éstos al crearse una escisión de los socialistas, el Congreso Nacional Ittihadi. La Federación Democrática del Trabajo (FDT) es un sindicato creado por la USFP tras la separación de la CDT.

(2) La Unión General del Trabajo Marroquí (UGTM) es un sindicato creado por el Istiqlal, partido nacionalista marroquí.

(3) Abdelilah Benkirán es el actual primer ministro marroquí, del Partido Justicia y Democracia (PJD), islamistas sumisos a Mohamed VI.

(4) Makzen es un híbrido entre el estado centralizado moderno, creado por el colonialismo, y el sultanato basado en la teocracia y en el vasallaje. Es un poder absoluto con un rey por encima de cualquier ley o constitución. Mohanmed VI es el príncipe de los creyentes y su poder no puede ser cuestionado.

Recomendados

El próximo 20 de febrero los vecinos de Algeciras pintarán un paso de peatones

El día 20 de febrero a las 11h00 un grupo de personas van a pintar un paso de peatones en la C/ Zorrilla que separa la b [...]

¡Alto al genocidio tuareg¡

La intervención militar francesa en Malí, con colaboración incluida del ejército español, tiene como principal objetivo [...]

La Junta bloquea seis investigaciones sobre el fraude de la formación

Reza el tópico que «una Justicia lenta no es justicia». Pero, ¿qué sucede cuándo un juez se topa con una Administración [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es dos + dos ?