Foto arton4862
Sin comentarios 1199 veces visto

Nos firman la nueva clasificación en Telefónica

Ayer desapareció un sistema de clasificación profesional por categorías aprobado en el año 1990 al que nos adscribimos de forma voluntaria después de un amplio debate entre la plantilla Telefónica que se cerró con una consulta.

Al contrario que ese último acuerdo –consultado y voluntario– se firma
esta tercera y definitiva fase (Trasposición, Movilidad y, ahora, Funciones) obligatoria, sin consenso sindical y de espaldas a las
trabajadoras y trabajadores, de una forma claramente antidemocrática.

Y ese oscurantismo se produce a pesar de las quejas de colectivos
concretos como los delineantes, encargados, operadores… o de las resoluciones en contra de los comités de empresa que así se lo manifestaron al Comité Intercentros. También a pesar de los intentos de los sindicatos alternativos de aportar análisis y sugerencias, a quienes siempre se nos negó la posibilidad de participar en las
verdaderas mesas de negociación y obstaculizó el acceso a la documentación.

Ese oscurantismo encuentra su explicación en el clientelismo que tiñe las relaciones laborales y sindicales de los últimos años, un clientelismo que provocó la atomización de las condiciones laborales que pasaron de colectivas a individuales, de ahí la amputación de buena parte de la normativa laboral que el nuevo acuerdo declarará extinta.

Y es así porque la propuesta firmada recoge, principalmente, las necesidades de la empresa. Y se aprueba con el beneplácito de las fuerzas sindicales que la justifican por las obligaciones de la reforma laboral, esa que muy poco combatieron en la calle. Desde que la empresa expuso el nuevo modelo se jugó con la implantación de facto,
deliberadamente, de tareas sin estar previamente acordadas para que fueran asumidas como inevitables: «un mal menor». Ha sido esa «adaptación pausada » –a la que se refieren los firmantes– por imperativo, sin opciones, generando confusión y miedo.

En CGT queremos subrayar algunas de las “bondades” del acuerdo:

1.- La transposición de las antiguas categorías laborales a los nuevos grupos y puestos profesionales no respetan las especialidades al unificar categorías tan dispares como la de Operador Técnico (OT) y Operador de Mantenimiento de Edificios (OME), o solapar en parte funciones de dos categorías de dos grupos distintos como son los Delineantes y los Titulados Medios.

2.- La movilidad funcional entre grupos, o dentro del mismo grupo, no garantiza su delimitación, al eliminar las categorías laborales y convertirlas en puestos profesionales se disocian las funciones de la persona y permiten que cumpliendo con una formación mínima puedan mover al personal de manera aleatoria entre distintos puestos. Además, no se garantiza la consolidación de un puesto profesional porque se ha de mantener como mínimo 12 meses, y la empresa tiene margen suficiente para mover a su antojo estos periodos establecidos y no reconocer el derecho de las compañeras.

3.- Se hace mención a derechos económicos en caso de realizar tareas de mayor o menor categoría, cuando estos derechos están recogidos en el Estatuto de los Trabajadores. ¿A quién pretenden engañar?

4.- La unificación de los puestos de OME, OA y OT del grupo IV en uno nuevo (Operador de Comunicaciones) tiene contrapartidas económicas ridículas (alrededor de 50€ brutos mensuales) a cambio de la realización de infinidad de funciones que causan estrés sólo enumerarlas.

5.- No posibilita la solución de los problemas de empleabilidad o estabilidad en la residencia que generaron con la firma del ERE injustificado, incumpliéndose los compromisos adquiridos por la empresa como la apertura de concursos de traslados y cambios de acoplamiento en las provincias más afectadas por la eliminación de los puestos de trabajo.

6.- La estabilidad laboral en Telefónica y la empleabilidad no se garantiza con la firma de una clasificación profesional incompleta basada únicamente en las necesidades de la empresa.
Tampoco se garantiza con acuerdos como la reciente modificación de la Carrera de Comercial o los de formación. Y mucho menos con unas disponibilidades forzosas que no se han consensuado ni sometido a consulta, que «manipula» la legislación laboral a su antojo para modificar el convenio colectivo convirtiéndolo en otro distinto, causando trastornos que hacen irreconciliable la vida laboral y social.

Una vez más perdemos y la empresa gana. Otra vez nos tratan como a personas sin criterio y deciden por nosotras.

Se pliegan sin rechistar a los argumentos de la empresa y ni por un momento se cuestionan lo que pasa con nuestra profesionalidad o el reconocimiento de nuestra cualificación. La empresa quiere a una élite pensante, a un porcentaje importante de personas fuera de convenio o dentro de la estructura de mando que la obedezcan ciegamente y a un batallón de peones mansos, intercambiables, prescindibles… y lo ha conseguido

DICHO Y HECHO…
¡¡¡A TOMAR POR CULO NUESTROS DERECHOS!!!

Galeria

Recomendados

ANDCM: 19 años de lucha y resistencia defendiendo el derecho al trabajo y a la organización

La ANDCM celebra su XIX aniversario el 26 de octubre con una concentración frente al Ministerio de Justicia en Rabat. [...]

elecciones sindicales en la empresa Bihotel Torrequebrada de Benalmádena costa, Málaga

Hoy se ha celebrado las elecciones sindicales en la empresa Bihotel Torrequebrada de Benalmádena costa, Málaga. Se ha e [...]

Marruecos : La mascarada de la nueva constitución se celebrará el 1 de julio. El movimiento 20 F defiende el boicot y saldrá a la calle el día 26 de junio.

Marruecos : La mascarada de la nueva constitución se celebrará el 1 de julio. El movimiento 20 F defiende el boicot y sa [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es ocho + seis ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.