Foto arton4786
Sin comentarios 1412 veces visto

Casas Viejas: El teatro como terapia en el 81 aniversario de la tragedia

El calendario volverá a pararse este fin de semana en 1933. Casas Viejas recuerda, a partir del viernes, los sucesos que tambalearon la II República y que siguen conmoviendo a este pueblo gaditano, casi borrado del mapa durante décadas. “Le cambiaron el nombre, se borraron los sitios”, dice el historiador Salustiano Gutiérrez. “Sólo a partir de la Transición pudimos recuperar algo la memoria”, confiesa ensalzando el trabajo de los fotoperiodistas que inmortalizaron aquella tragedia que, todavía hoy, levanta ampollas entre los lugareños. Con el objetivo de “hacer las paces con el pasado”, de “cerrar viejas heridas” y de reivindicar la memoria de un pueblo aún dolorido, dos asociaciones culturales -Amigos de Mintz e Hijos de la Luna-, la Fundación Casa Viejas y el Ayuntamiento de la localidad organizan un conjunto de actividades culturales, entre las que destaca la teatralización de los sucesos en el mismo lugar de la tragedia: ocho actores recrearán la angustia entre esas mismas paredes mientras otro centenar de vecinos, convertidos en actores para la ocasión, asediarán la casa rememorando aquella masacre. Sólo 25 personas podrán asistir a esta función, las únicas plazas que da de sí el espacio, aunque Salustiano Gutiérrez, impulsor de esta iniciativa a través de la Asociación Amigos de Mintz, asegura que si es necesario se ampliará el número de actuaciones.

Seguir leyendo

----------

Casas Viejas: deudas pendientes

José Luis Gutiérrez

http://www.andalucesdiario.es/ciudadanxs/deudas-pendientes/

Hace 81 años tuvo lugar la matanza de Casa Viejas. Un hecho que sacudió a
la sociedad española de su momento y que se ha convertido en un referente
de la historia contemporánea española. Como todos los años, desde hace ya
unos cuantos, la sociedad casaviejeña los recuerda con un apretado
programa
de actos. Desde una representación teatral en el mismo lugar de los
hechos,
pasando por un debate en forma de tertulia y terminando por una serie de
exposiciones en diversos establecimientos hosteleros. Un esfuerzo que, año
a año, no sólo se repite sino que va dando nuevos pasos adelante. El
programa de este año así lo demuestra. De paso pone de manifiesto el
desinterés, salvo cuando no tiene más remedio, de quienes ocupan las
instituciones representativas de la localidad. Veamos tres ejemplos: el
estado comatoso de la Fundación Casas Viejas 1933, el abandono de las
instalaciones del solar de la choza de Seisdedos y la tan anunciada como
olvidada declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de los lugares de
la
tragedia.

La Fundación, recordemos, nació en el contexto de la polémica que levantó
la apertura hace siete años del hotel hoy llamado Utopía y, entonces,
Libertaria. Primero fue una iniciativa privada que terminó siendo
reconducida hacia otra pública bajo el control del equipo de gobierno del
ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas. Desde entonces hasta hoy sus
actuaciones se han limitado a participar, de forma unas veces más activa
que otras, en la conmemoración anual de enero. Pero sobre todo no ha sido
capaz de romper los estrechos marcos del control político para convertirse
en un vehículo que canalizara las propuestas que desde el mismo pueblo han
ido surgiendo. Una muestra más de las distancias que existen entre
representantes y representados. Uno de los problemas más importantes del
sistema político español que, dicho sea de paso, no parece querer
ponérsele
solución. Del estado comatoso de la fundación da idea su inactividad, que
su patronato apenas se reúna y que su página web no haya sido modificada
en
los últimos cinco años que lleva “realizando ajustes de programación y
cargando sus contenidos iniciales”. Al menos en la consulta realizada la
tarde del lunes 30 de diciembre pasado.

El programa estrella de la Fundación Casas Viejas 1933 era la utilización
del solar de la choza de Seisdedos, rescatado de la propiedad privada,
mediante la apertura de unas instalaciones que completarían la sede del
fondo documental que se iba a establecer en el nuevo el Teatro Municipal.
Si de la sede nunca más se ha sabido, en el solar se ha realizado unas
reformas, más que discutibles estéticamente, pero que sigue cerrado.
Tampoco sabemos ni el coste de la compra del solar ni el de la
intervención. La transparencia, otra de las deudas pendientes de las
administraciones de este país. Aunque parece que durante estos días va a
acoger uno de los actos más esperados de las jornadas previstas. Esperamos
que sea el comienzo de una larga y fructífera relación con los vecinos.

Por último está el tema del BIC. Tan publicitado antes y ahora. Recordemos
las recientes jornadas de Patrimonio Cultural Europeo. Sin embargo sigue
paralizado casi un año después de que el ayuntamiento prometiera
públicamente interesarse por su finalización tan abruptamente, como
oscura,
interrumpida a punto de completarse. Un BIC que se presentaba como
ejemplar
y, en su momento, entre los más avanzados por las consideraciones sobre
los
bienes inmateriales que contemplaba. Estos días esperamos oír los mismos
deseos de intervención municipal. Pero no sólo oírlos sino verlos hechos
realidad y, también, transmitidos al vecindario y al resto de la sociedad
española partícipe de unos hechos que la han marcado.

Finalmente quisiera hacer una aportación personal a este octogésimo
primero aniversario. Me gustaría divulgar la fotografía que acompaña estas
líneas. Un supuesto retrato de María Silva Cruz, Libertaria, la joven que
escapó de morir entre las llamas de la choza incendiada de su abuelo. Fue
publicado en el diario valenciano Las Provincias enviado por una agencia
de
prensa madrileña. No tenemos la certeza de que sea ella. Pudiera ser. Lo
que es seguro es de que se trata de un recorte de otra de grupo
seguramente
procedente de la propia Casas Viejas. ¿Cómo la obtuvieron los periodistas
madrileños? Lo desconocemos exactamente. Sabemos que aquellos días los
reporteros llegados buscaron ansiosamente material gráfico, o lo
produjeron, sobre los sucesos. Los primeros de la historia social española
en tener una importante difusión gráfica. Sea esta mi aportación a un
aspecto de la matanza que todavía está por analizar en profundidad.

José Luis Gutiérrez Molina. Historiador

Recomendados

Los Caritos, "primeras víctimas de la Guerra Civil"

Un 11 de julio de 1936 perdían la vida los anarquistas de la CNT, Juan y Manuel Caro Marín. En el próximo Pleno Municipa [...]

Investigación sobre los consejos sumarísimos de urgencia de 1937 en la provincia de Cádiz

Investigación sobre los consejos sumarísimos de urgencia de 1937 en la provincia de Cádiz “La justicia franquista: Los [...]

Movilizaciones de Delphi en Cádiz

En estos momentos, los ex trabajadores de Delphi están llevando a cabo distintas acciones en la provincia de Cádiz. En [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es tres + ocho ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.