Foto arton4583
Sin comentarios 974 veces visto

Las fotos de las que Hipólita jamás quiso hablar

Cuando empezaron a buscar a Emilio, sólo tenían una foto. La foto que vieron desde siempre, en la cómoda, bajo el espejo, nada más entrar en la casa de la abuela Hipólita. Con esa imagen en color sepia crecieron Santi y Rafael, hoy con 37 y 36 años. “Ese es el tío Emilio”. Había una imagen más, impactante, el rostro de un hombre con mirada fuerte, entrecejo poblado y camisa blanca levemente abierta. “El tío Benito era muy bueno”. Nada más. Nunca la abuela Hipólita se atrevió a hablar de ellos. Nunca la oyeron decir que los tíos Emilio y Benito, sus hermanos, habían sido asesinados.

Con aquella foto, Santi, Rafael y el padre de ambos, Santiago Fernández, hoy con 64 años, terminaron delante de un agujero, delante de una fosa en la cuneta en un pueblecito de Sevilla, El Álamo. La exhumaron en 2011, sin subvenciones, en familia, con la ayuda desinteresada de la ARMH de León y el apoyo incondicional de personas como Cecilio Gordillo, coordinador del grupo de trabajo sobre memoria histórica de CGT-A. Este mismo sábado, los restos encontrados en aquel agujero, los de Emilio, minero, y un compañero que yacía con él, han sido enterrados junto a la abuela Hipólita en el cementerio de Osuna (Sevilla). También en familia.

Es el final de un proceso que comenzó con una promesa a Hipólita un instante después de morir, hace más de diez años. Santiago padre volcó desde entonces su vida a encontrar los restos de su tío Emilio. El testimonio de un familiar emigrante -la tía Esperanza- que había regresado de Bruselas al pueblo fue clave para localizar la fosa. “A esos hombres los mataron, no murieron en una trinchera, como mucha gente todavía hoy nos intenta hacer creer diciendo que son cosas que pasan en las guerras. No, no. Mi tío Emilio, que pertenecía a la CNT, fue a entregarse porque le dijeron que no le pasaría nada y lo fusilaron. Por motivos políticos”, reflexiona Santi. Su hermano Rafael, que acudió por primera vez a un acto de memoria histórica en 2004, en el cementerio de la Almudena de Madrid, “casi sin ganas” porque tuvo que madrugar, entiende ahora muchas cosas. Entiende por qué cuando él se declaró insumiso, y estuvo en búsqueda y captura, y fue a la cárcel, su abuela Hipólita sintió tantísimo miedo.

Seguir leyendo


Fuente: http://www.andalucesdiario.es/ciudadanxs/fotos-hipolita-jamas-quiso-hablar/

Recomendados

Concentración de [email protected] agrícolas en Rabat frente al Ministerio de Trabajo el 16 de mayo

El 16 de mayo, unos 1500 trabajadores y trabajadoras agrícolas; llegaron de diferentes regiones agrícolas del país;para [...]

RTVA: Seguimos señalando a los responsables, esta vez en el Parlamento

La complicidad de PSOE e Izquierda Unida ha permitido que hoy se haya aprobado en el Parlamento el decreto de la vergüen [...]

Continúa el acoso y la persecución de sindicalistas y defensores de los derechos humanos en Argelia

{El Sindicato de Enseñanza Superior Solidarios (SESS) denuncia como el poder argelino trata de suprimir toda oposición r [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es nueve + ocho ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.