Foto arton4436
Sin comentarios 470 veces visto

Unas obras municipales destrozan fosas comunes de represaliados en el antiguo cementerio de Órgiva [Actualizado 09-08-2013]

Mónica Fernández González, nieta de desaparecido a causa de la represión franquista, trata de localizar desde hace un tiempo los restos de su abuelo y su tío abuelo, Francisco y Narciso Fernández Castro. Los testimonios orales apuntan a que fueron fusilados el 18 de julio de 1947 y enterrados en una fosa común en el cementerio de Órgiva, en la Alpujarra granadina. El padre de Mónica tenía entonces 11 años y era el mayor de cinco hermanos. Aún ahora, 66 años después de los hechos, sus familiares no han podido cerrar un ciclo de luto. Tenían la esperanza de encontrar sus restos en el antiguo cementerio de Órgiva. Pero hace poco más de un mes, sus ilusiones empezaron a languidecer. Fue cuando vieron cómo una pala retroexcavadora removía la tierra en el antiguo cementerio, en una zona en la que historiadores y asociaciones memorialistas situaban algunas fosas comunes que se han destrozado por unas obras municipales.

De lo sucedido en Órgiva se ha mantenido un silencio sepulcral. En junio pasado, el Ayuntamiento inició los trabajos en el antiguo cementerio local, un camposanto histórico que pretenden convertir en una plaza. El viejo cementerio no está registrado en el mapa de fosas de la Junta de Andalucía, pero los testimonios orales sitúan en el recinto enterramientos comunes de la represión franquista de la posguerra. Familiares de desaparecidos y miembros de la Agrupación de Familiares de Represaliados y Desaparecidos de la Alpujarra durante la Guerra Civil y el Franquismo (AFRyDA) denunciaron ante la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, a través de la CGT, la utilización de maquinaria pesada en el camposanto en el que se suponía que había fosas comunes.

Esa denuncia llevó a la Dirección General de Memoria Democrática a solicitar una reunión con el Ayuntamiento para pedirle la paralización de las obras en una parte del recinto. El pasado 25 de junio se iniciaron los trabajos preliminares para la localización y delimitación de las fosas comunes que podrían estar ubicadas en el antiguo cementerio de la localidad. Pero cuando comenzaron las catas arqueológicas, las máquinas del Ayuntamiento ya habían intervenido en buena parte del camposanto, salvo en una zona en la que han aparecido restos óseos.
La intervención de la Junta de Andalucía ha evidenciado que en la zona había dos enterramientos comunes. Los restos óseos encontrados así lo atestiguan. Se trata de un conjunto de huesos, entre los que se encuentran cuatro cráneos de adultos, uno de ellos, “con un impacto de bala claro, con orificio de entrada y salida”, explica el arqueólogo coordinador de los trabajos, Juan Luis Castro.

El caso está ahora en manos del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Órgiva, que paralizó los trabajos tras el hallazgo de restos óseos, salvo los que le indicaron al arqueólogo por orden de la Policía Judicial. A principios del pasado julio, la Dirección General de Memoria Democrática comunicó al juzgado los resultados de la investigación preliminar realizadas en las dos fosas comunes que se han localizado en el antiguo cementerio de Órgiva. En ese escrito, la Junta de Andalucía recuerda que, de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Supremo, corresponde a los juzgados de instrucción la competencia sobre denuncias por “hechos criminales consistentes en muertes, torturas, detenciones ilegales de personas, a partir del año 1936, durante la Guerra Civil y la inmediata posguerra”.

Familiares de las víctimas esperan que el juzgado resuelva si se declara competente para llevar la causa. Por lo pronto, la investigación sobre los restos encontrados en las fosas se encuentra paralizada, pero el Ayuntamiento prosigue las obras de la futura plaza que pretende construir en los terrenos del antiguo cementerio, salvo en la zona en la que se han localizado fosas.

¿Cuántas fosas comunes había en el antiguo cementerio? Los arqueólogos de la Junta de Andalucía han localizado dos. La Agrupación de Familiares de Represaliados y Desaparecidos de la Alpujarra durante la Guerra Civil y el Franquismo (AFRyDA) asegura que, al margen de esos enterramientos, se han podido destruir cuatro fosas a causa de las obras municipales, y el historiador almeriense Juan Hidalgo, que investiga a las víctimas de la Guerra y de la represión posterior a partir de actas de defunciones, afirma que en el antiguo camposanto podía haber unas veinte fosas del periodo de la Guerra Civil y la posguerra.
La realidad es que el mapa de fosas comunes excluye el antiguo cementerio de Órgiva. Pero hasta el mismísimo equipo arqueológico que ha desarrollado los trabajos pudo constatar que se habían destruido fosas, según consta en el informe de los técnicos. “Quiero pensar que ha sido un despiste o un olvido”, precisa Mónica Fernández, nieta una de las víctimas desaparecidas durante la represión franquista.

“Las fosas de la Alpujarra están en alto riesgo de expolio y destrucción”, señala Iván Ortiz, representante de AFRyDA. En su opinión, el destrozo de las fosas del antiguo cementerio cierra la posibilidad de documentar científicamente lo sucedido y, en su caso, de localizar e identificar restos de víctimas de la represión de la dictadura. “Es un escándalo”, afirma al referirse al procedimiento que ha seguido el Ayuntamiento de Órgiva, pese a tener constancia de que familiares de las víctimas habían alertado, hace un año, que podía haber enterramientos en la zona. El representante de AFRyDA alerta sobre la situación de desprotección de las fosas de la Guerra Civil y el franquismo por parte de las administraciones locales en la Alpujarra y destaca como ejemplo la destrucción de fosas en el antiguo camposanto de Órgiva.

La alcaldesa del municipio, María Ángeles Blanco (PSOE), niega la mayor. Asegura que no hay constancia de que pudiera haber enterramientos colectivos de la posguerra en el antiguo cementerio y desmiente que se hayan destruido fosas comunes. “Todo es un invento”, dice, aunque admite que, en efecto, el pasado año algunos familiares le comunicaron la posible existencia de fosas comunes en la zona.

La regidora insiste en que las obras se encuentran paralizadas en las zonas en las que se han localizado las fosas. “Nuestro único objetivo es que se conozca la verdad y que los familiares puedan saber donde están sus parientes que fueron víctimas de la represión franquista”, indica.

Pero la Agrupación de Familiares de Represaliados y Desaparecidos de la Alpujarra durante la Guerra Civil y el Franquismo trata de localizar en la zona los restos de cinco personas, entre ellas, los del abuelo y tío abuelo de Mónica Fernández. Aún no saben si los huesos aparecidos pueden pertenecer a sus familiares o si se los han llevado las máquinas que han destruido las fosas. Su única preocupación es recuperar los restos y cerrar un ciclo de luto tras 66 años de sufrimiento e incertidumbre. Quieren que se conozca la verdad de lo que ocurrió el 18 de julio de 1947, cuando sin ningún motivo ni juicio previo fueron asesinados su abuelo y su tío abuelo.





ACTUALIZADO 09-08-2013





Unas obras en el antiguo cementerio de Órgiva destruyen cuatro posibles fosas comunes



El Ayuntamiento asegura que desconocía la existencia de enterramientos y que colaboró con la Junta paralizando los trabajos

ÓRGIVA (GRANADA), 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las obras que el Ayuntamiento de Órgiva (Granada) ejecuta en el antiguo cementerio de la localidad para construir una plaza han provocado la destrucción de cuatro posibles fosas comunes de la posguerra, una de ellas con cinco personas, dos con dos guerrilleros y otra con una sola víctima enterrada, según han informado a Europa Press fuentes de la Dirección General de Memoria Democrática.

El Consistorio, gobernado por el PSOE, asegura que cuando comenzó los trabajos, el pasado mes de junio, no tenía conocimiento de los enterramientos comunes, que no fueron recogidos en el Mapa de Fosas de Andalucía, y que en cuanto supo de su posible existencia actuó y colaboró con el equipo técnico de la Junta de Andalucía desplazado a la zona. Además, la alcaldesa, Mª Ángeles Blanco, ha negado que se hayan destrozado las fosas con excavadoras y ha sostenido que "lo importante en todo esto es que se conozca la verdad para que las familias se queden tranquilas", han indicado a Europa Press fuentes municipales.

Sin embargo, la nieta de uno de los posibles enterrados en la zona, Mónica Fernández González, sostiene que en agosto del año pasado ya informó al Ayuntamiento de que en ese lugar podrían estar enterrados su abuelo y su tío abuelo, Francisco y Narciso Fernández Castro, que, según los testimonios orales, fueron fusilados el 18 de julio de 1947 y enterrados en una fosa común en el cementerio de la localidad, en la Alpujarra granadina, según ha adelantado el diario digital www.andalucesdiario.es.

En declaraciones a Europa Press, Fernández González ha asegurado que hace un año pidió información sobre las posibles fosas de sus familiares y el Ayuntamiento le aseguró que "todo se iba a hacer bien", aunque un año después empezó la intervención en el mismo lugar señalado por ella. "Imagino que ha tenido que ser un despiste, porque no me lo explico", ha apuntado, confiando en que los restos de sus allegados aparezcan y puedan recibir un enterramiento digno.

Las víctimas se pusieron en contacto a través de Cecilio Gordillo, de la CGT, con la Dirección General de Memoria Democrática, que consiguió, días después del inicio de las obras, su paralización parcial. Así, un arqueólogo y un asesor de la Junta de Andalucía se reunieron con el Ayuntamiento y los familiares, y cinco días más tarde comenzaron en la zona las catas arqueológicas.

Las tareas fueron coordinadas por el arqueólogo Juan Luis Castro, varios ayudantes y el antropólogo Juan Manuel Guijo, trabajos que han durado unos 15 días, y que han llevado al hallazgo de restos óseos en los lugares que indicaban los familiares de las víctimas, concretamente un cráneo con un orificio de entrada y otro de salida posiblemente de una bala, lo que evidenciaría la violencia empleada, según las fuentes consultadas.

La aparición de los restos llevó a la petición de la Dirección General de Memoria Democrática a que se hiciera un acta por parte de la Policía Local para preparar el informe que se iba a presentar desde la Junta al juzgado, pero los agentes fueron los que se personaron directamente en los tribunales. Tuvo que intervenir entonces la Policía Judicial, y la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Órgiva se hizo competente en la materia paralizándose los trabajos, a excepción de los que se le indicaron al arqueólogo de la Junta que realizara. El informe de la Junta se remitió con posterioridad con los informes de sus técnicos para conocimiento de la jueza, que estudia actualmente el caso.

Mientras tanto, dos historiadores almerienses que colaboran con la Dirección General localizaron a través de informes de la Guardia Civil varias fosas de guerrilleros y represaliados, y se verificó por parte del equipo arqueológico allí desplazado que habían sido destruidas por la intervención de las máquinas.

Galeria

Recomendados

CGT lamenta la "falta de credibilidad" de la comisión de seguimiento del "irreal" Plan Linares Futuro

CGT lamenta la "falta de credibilidad" de la comisión de seguimiento del "irreal" Plan Linares Futuro 14.06.11 - 1 [...]

¿Jaque al rey...? Y ahora que Franco ha muerto... ¿Quién va designar el nuevo Rey?

Desde CGT, ningún cambio sustancial esperamos de este régimen, aunque venga por “ley orgánica” y el dictador ya haya mue [...]

Santana ha muerto

El Comité de Empresa de Santana ha aplazado las movilizaciones que estaban previstas para hoy (manifestación en Linares [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es dos + seis ?