Foto arton4019
Sin comentarios 1105 veces visto

18 familias sin casa ocupan 18 casas sin familias en Sevilla

Al paso de la manifestación por el derecho a la vivienda que culmina las jornadas celebradas este sábado en Sevilla, 18 familias han dado a conocer una nueva Corrala llamada “La Ilusión” en la calle Lumbreras nº 13-15, cerca de la Alameda de Hércules, donde llevan realojadas un par de dÍas.

El edificio ocupado permanece vacío desde hace al menos un año y pertenece a una inmobiliaria con graves problemas financieros fruto de la vorágine especulativa de la burbuja inmobiliaria. Las viviendas, construidas en 2008 y posteriormente rehabilitadas, se encuentran desocupadas. La publicidad de los pisos afirma que “el extrarradio se hizo para los demás, quizás el deseo irrefrenable de vivir en el centro no sea tan utópico”. Sin embargo con precios aún hinchados que van desde los 155.000 € (25.26 m útiles) hasta los 416.000 € (62,94 m) las viviendas siguen vacías y alguna de ellas se encuentra incluso embargada por una de las entidades financieras rescatadas con dinero público.

Mientras que miles de inmuebles como éstos permanecen vacíos y con los precios inflados hasta que el estado asuma las pérdidas con la creación de (otro) banco malo, miles de familias no tienen un techo bajo el que vivir. 18 de ellas han decidido que realmente vivir en un piso no debería ser utópico y han decidido reclamar su derecho a una vivienda ocupando el edificio deshabitado.

Familias como la de Vanessa y Sergio, de 25 y 39 años, con dos hijos de 4 y 1 año que viven separados en casa de familiares desde que Sergio fue despedido de la construcción y fueron desahuciados por impago de su piso en alquiler.

Personas como Daniel, de unos 40 años, trabajador incansable desde los 18 en la construcción y la hostelería, cuyo último contrato fue hace 4 años. Tras cobrar 6 meses de desempleo sobrevive precariamente en la economía informal y duerme en un coche que encima es prestado.

Parejas como Libertad y Antonio, él un parado que trabajó de guardia de seguridad y ella embarazada, que viven en la calle y han tenido que recurrir a los albergues municipales. Solicitantes de una vivienda de Emvisesa que nunca llega, han decidido que su bebé tiene derecho a nacer en
una casa.

O como Dolores y José que viven en una tienda de campaña desde hace 9 meses tras haber pasado por los saturados albergues municipales. Ella limpiadora parada desde hace 1 año y él obrero de la construcción en paro desde hace 2, cobran solamente 425€ de una ayuda por desempleo que se
acabará pronto.

Gente trabajadora que son solo parte de las 5.778.100 personas en paro (EPA), las 400.000 familias desahuciadas desde 2008 (PAH) o el 22% de los hogares españoles que viven en la pobreza (Cáritas) y que ponen cara a las cifras de una crisis provocada por la avaricia y la especulación bancaria,
pero que recae sobre las clases populares que solo tratan de vivir una vida digna.

Familias que no quieren ser víctimas sino protagonistas de sus propias vidas y que no están dispuestas a que políticos y banqueros sigan viviendo por encima de sus posibilidades. Solo la lucha ha hecho posible el abrumador consenso social para frenar los desahucios, pero la lucha continúa para que los ya desahuciados puedan tener un techo bajo el que cobijarse, algo que no es ningún lujo sino un derecho fundamental al que estas 18 familias no están dispuestas a renunciar.



2º Comunicado:

{18 familias desesperadas recobran “La Ilusión” a pesar de los intentos policiales de desviar la atención sobre el drama de los desahucios }

Durante las jornadas de lucha por el derecho a la vivienda que han tenido lugar en Sevilla se ha hecho pública la ocupación de un edificio vacío de 18 viviendas por parte de 18 familias sin casa y en una situación dramática por los efectos de la crisis económica. Las familias llevaban dentro del edificio desde hace 2 días y, aprovechando la manifestación por la vivienda, se ha hecho pública la ocupación y se ha simbolizado el nacimiento de una nueva Corrala en Sevilla bautizada como La Ilusión.

El edificio pertenece a la sociedad mercantil Parque Inmobiliario Costa del Sol SL que se encuentra prácticamente en la ruina debido a la vorágine de la burbuja inmobiliaria. Además al menos una de las viviendas se encuentra embargada por la Comunidad autónoma de Andalucía a través de la Diputación de Sevilla, una de tantas entidades rescatadas con dinero público. Mientras que miles de viviendas como éstas se encuentran vacías, otras miles de familias se encuentran en la calle. 18 de ellas con graves problemas económicos han decidido reclamar su derecho a una vivienda ocupando el inmueble abandonado.

La policía se personó en el lugar y en primero intimidó a una periodista freelance que grababa para La Sexta, exigiéndole que les entregara la cámara. Aludían a la inexistente prohibición de grabar a la policía en el ejercicio de sus funciones y aunque algunos presentes recordaron a los agentes la garantía constitucional que ampara este derecho, con el argumento “la ley soy yo” los agentes detuvieron a la periodista violando de forma flagrante la Constitución y el derecho a la información. Luego sin mediar palabra unos tres o cuatro agentes la emprendieron a golpes con la multitud, golpeando sin sentido con porras, patadas y puñetazos a los ciudadanos y deteniendo arbitrariamente a otras dos personas. Una de ellas es el presidente de la AA.VV. de La Barzola, un hombre de unos 60 años que cayó al suelo por los golpes policiales. Una mujer con epilepsia fue llevada en ambulancia por un ataque y varios ciudadanos resultaron contusionados. Como viene siendo habitual, en unas
horas las imágenes de lo acontecido circularán por las redes y cualquiera podrá comprobar lo que realmente pasó.

Durante años el movimiento contra los desahucios y por la vivienda ha demostrado su actitud no violenta forjando un consenso social abrumador en torno a este tema. Incluso portavoces policiales han llamado a la objeción de conciencia en estos casos, por ello a estas alturas el intento de criminalización por parte de la policía no lleva a ningún sitio. Los ciudadanos golpeados y los detenidos no son mas que las últimas víctimas de una batalla que ya han perdido.

A pesar de cientos de detenidos y golpeados durante años, el movimiento por la vivienda es más fuerte que nunca y estas burdas estrategias no servirán para distraer la atención sobre lo verdaderamente importante. Parejas viviendo en tiendas de campaña, familias separadas y acogidas en casas de familiares, mujeres embarazadas que sueñan con que su hijo pueda nacer en un verdadero hogar, gente viviendo en coches prestados, todos ellos trabajadores y trabajadoras abocados al paro por la crisis económica y que forman parte de esas 5.778.100 personas que buscan un empleo pero no lo encuentran, de las 400.000 familias desahuciadas desde 2008 o del 22% de los hogares españoles que viven en la pobreza.


http://corralailusion.blogspot.com.es/

Recomendados

Felicitan a la Consejería de Gobernación y a la Diputación de Sevilla por el “cambio de actitud” ante las exhumaciones de fosas comunes del franquismo

La Asociación lleva esperando desde 2009 el apoyo de la Diputación y de la Junta de Andalucía para finalizar las exhumac [...]

SEMANA DE ACCIÓN GLOBAL CONTRA LA DEUDA 8 - 15 OCTUBRE

Del 8 al 15 de octubre se celebra en todo el mundo la Semana de Acción Global contra la Deuda y las Instituciones Financ [...]

RTVA: La pelota en el tejado del Parlamento andaluz

CGT entregó ayer en el Parlamento las mil firmas de los trabajadores de RTVA para la eliminación del Consejo de Administ [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es cuatro + seis ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.