Foto arton3215
Sin comentarios 2031 veces visto

Ennaâma Asfari, en las cárceles del rey. Militante de los derechos humanos en el Sahara occidental, detenido sin juicio por las autoridades marroquíes desde el 7 de noviembre de 2010.

{Ennaâma Asfari, en las cárceles del rey. Militante de los derechos humanos en el Sahara occidental, detenido sin juicio por las autoridades marroquíes desde el 7 de noviembre de 2010.
}

Ocho largos meses han pasado, ya, desde el secuestro de Ennaâma Asfari por la policía marroquí. Figura de la defensa de los derechos humanos, este jurista se encontraba entonces en Laayoune, capital del Sahara occidental ocupado.

Desapareció la víspera del sangriento asalto lanzado el 8 de noviembre de 2010 por las autoridades marroquíes contra el “campamento del orgullo y la dignidad” de Gdeim Izik, levantado a una docena de kilómetros de Laayoune por varios millares de jóvenes para protestar contra la degradación de sus condiciones de vida, reivindicar alojamientos y empleos y hacer valer el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. Creado el 12 de octubre de 2010, este campamento, con sus 8.000 tiendas y sus 28.000 participantes, había terminado por sobrepasar a las autoridades marroquíes, incapaces de contener este movimiento popular a pesar de un importante despliegue de fuerzas de seguridad. De ahí la sangrienta represión, digna de los años de plomo del reino de Hassan II, para desmantelar el campo Parte involucrada en este movimiento excepcional por sus formas y por su amplitud, Ennaâma Asfari había contribuido a hacerlo conocer, difundiendo en Internet imágenes tomadas in situ.

Aprehendido la tarde del 7 de noviembre de 2010, este ciudadano saharaui que reside en Francia, copresidente de CORELSO (Comité para el respeto de las libertades y derechos humanos en el Sahara occidental), fue golpeado hasta perder el conocimiento, antes de ser transferido a un lugar desconocido. Sus amigos, su familia, permanecieron cinco días sin ninguna noticia suya. “Durante este período, ya no vivía . La policía marroquí no dudaba en tiras balas reales sobre los contestatarios, estaba convencida de que lo habían eliminado”, recuerda Claude Mangin-Asfari, su esposa. Finalmente, el 12 de noviembre, testigos le informan haber visto a su marido vivo, en el Tribunal de Primera Instancia de Laayoune, con otros presos, medio desnudo, el cuerpo cubierto por los estigmas de los malos tratos infligidos por la policía. Sin audiencia ni abogados, el fiscal del rey decide entonces transferir su expediente, así como los de otros presos políticos, al tribunal militar de Rabat. Ennâama Asfari es conducido, con otros presos, a la prisión de Salé, dónde sigue encarcelado, sin procesamiento ni juicio.

Es la cuarta estancia en las cárceles del rey para este chantre de una resistencia pacífica a la ocupación marroquí. Después del asalto contra el campamento de Gdeim Izik, más de 200 Saharauis han sido arrojados a prisión, en Laayoune. Unos sesenta de ellos siguen estando en prisión hasta ahora. En Salé, el régimen de detención es especialmente duro para los 22 presos políticos detenidos en noviembre. Hasta el punto que Ennaâma Asfari ha realizado tres huelgas de hambre, una de las cuales duró diecisiete días, para reclamar el derecho a leer, escribir, hacer deporte, recibir visitas y compartir su celda con alguno de sus compañeros. Sigue peleando para recibir correo y periódicos. El estado de salud de algunos de sus compañeros de detención, privados de asistencia médica, le alarma.

Incluso detrás de los barrotes, su determinación sigue estando intacta. La periodista Aline Pailler, que copreside con él CORELSO, lo describe como “un combatiente al que nunca falta la energía y la alegría de vivir”. “Es un hombre caluroso, lleno de humor y entusiasmo a pesar de los golpes que recibe. No se queja nunca, no cede nunca ni al odio ni al derrotismo. No tiene el alma de un mártir. En cualquier circunstancia, ? guarda confianza en la vida y en la lucha ? de su pueblo por la dignidad y la libertad ”, declara Aline.

A los cuarenta años, Ennaâma Asfari personifica una nueva generación de militantes. Llegado a París en 1999 para proseguir sus estudios de derecho, obtiene en 2002 un título de profundización de estudios en París X Nanterre. El título de su memoria: “El futuro de la Minurso, ? misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental”. Se compromete en el impulso de la intifada no violenta para el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, lanzada en Laâyoune el 21 de mayo de 2005. Ese año, participa en la creación de CORELSO y comienza una vida de militancia y de idas y venidas, entre el Sahara y París. Los que le conocen, retienen de él su carisma, su fuerza de carácter, su sentido profundo de la justicia. “No es ni un hombre de aparato ni un fanático, resume su amiga Michèle Decaster, Presidenta de la Asociación de amistad y solidaridad con los pueblos de África (AFASPA). Ennaâma es a la vez un intelectual, un fin político y un militante sobre el terreno. Muy vinculado a la juventud, a sus luchas, también está muy preocupado por la suerte de las víctimas de la represión.”

Nacido en Tan Tan el 8 de enero de 1970, en la tribu de los Reguibat, Ennaâma Asfari casi lleva en su carne la lucha de este pueblo colonizado y reprimido por la monarquía marroquí desde hace treinta y seis años. Su padre, Abdi Asfari, fue víctima de desaparición forzada durante quince años, de 1976 a 1991, en el penal de Kelaât ME Gouna, en la región de Ouarzazate. Militante también, su madre no escapó a los presidios de Hassan II. Muchas veces sujeta a malos tratos, murió cuando Ennaâma sólo tenía once años. El niño fue educado por sus tías, que le transmitieron la historia familiar e inspirado el sentido del combate.

“Como decenas de otros militantes, Ennaâma ha sido detenido arbitrariamente por haber participado en el movimiento pacífico de los jóvenes saharauis por la libertad y la justicia social”, se indigna su hermano, Sid Ahmed Asfari. “Pero esta represión no nos doblará. Los saharauis saben que tienen riquezas propias cuyo color no ven. Proseguiremos hasta el final nuestra lucha para la liberación del Sahara, cualquiera que sea el precio. Tenemos el derecho internacional con nosotros.”

CRONOLOGÍA EXPRESS

1999. Llegada a Francia, donde Ennaâma Asfari prosigue sus estudios de derecho.

Noviembre de 2005. Participa en la creación del CORELSO (Comité para el respeto ? de las libertades y derechos humanos ? en el Sahara occidental), que copreside con la periodista Aline Pailler.

2007 a 2009. Detenido y secuestrado en numerosas ocasiones. Cumple varias estancias en prisión.

7 de noviembre de 2010. Policías irrumpen en su domicilio de Laayoune, lo arrollan a golpes hasta que se desvanece. Su familia permanece una semana sin noticias. Desde entonces, está detenido, sin juicio, en la prisión de Salé cerca de Rabat.

Rosa Moussaoui SaharaDoc, 23/8/2011

http://solidmar.blogspot.com/2011/08/ennaama-asfari-dans-les-geoles-du-roi.html

{Traducción: Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT
}

Recomendados

La Junta de Andalucía se quita la careta.

{Tras años de promesas incumplidas, la Junta deja en la cuneta a los ex trabajadores de Delphi } En la reunión de aye [...]

Rechazo a la llegada de los buques de guerra y cientos de militares del escudo antimisiles a las bases de Rota y Morón

RED ANTIMILITARISTA Y NOVIOLENTA DE ANDALUCÍA http://redantimilitarista.wordpress.com COMUNICADO DE PRENSA Cal [...]

El Movimiento 20 de febrero sigue vivo en Marruecos.

El Movimiento 20 de febrero sigue vivo en Marruecos. Numerosas manifestaciones el domingo 11 mientras se prepara la 7ª j [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es cuatro + dos ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.