Foto arton3196

La licuación de la Educación o la Educación licuada

Siempre hay que sorprender al lector para captar su atención y aunque lo que se diga o predique sea muy, muy viejo, es preciso utilizar términos novedosos no relacionados tradicionalmente con este campo para atraer a la lectura. Una de estas relaciones extrañas la encontramos en la expresión: “una enseñanza líquida”. Se aplica un concepto ligado al campo de la física, como es el estado líquido, a un constructo humano de pensamiento como es la enseñanza. Esto se hace posiblemente para contraponer la cualidad de los líquidos, que se ajustan a los recipientes donde se encuentran, con la estructura de los centros educativos que por contraposición asumirían la cualidad de rígidos.

El argumentario es conocido en el terreno educativo, desde que irrumpieron las nuevas tecnologías de la información y comunicación, herederas de las audiovisuales. Hace más de treinta años, ya era evidente que la “escuela” había sido desplazada por estos medios de comunicación como única fuente de conocimiento y que lo que veía venir era un mundo interconectado y el acceso de todos a todo el conocimiento en cualquier momento de la vida. Vieja aspiración comeniana.

Hace más de un año en Canadá se cuestiona un distrito educativo local, si la educación del SXXI requiere necesariamente de un sistema educativo tal cual lo conocemos. Es decir centros educativos, profesorado, alumnado que asiste obligatoriamente durante horas, calendario escolar… Es de sabios cuestionar el presente, oteando el futuro, porque de esta forma pueden prevenirse los efectos indeseables del mañana por lo que hacemos en el hoy. Por ello es oportuno preguntarse: ¿Qué sentido tiene en estos momentos la obligatoriedad de la escolarización en horario y tiempo fijo? Los derechos a la educación de la infancia y la juventud ¿sólo se salvaguardan con la escolarización obligatoria? Si hacemos memoria de cómo se construyó el sistema educativo que hoy conocemos, basado en la escolarización, nos daremos cuenta de que en los inicios solo las instituciones escolares tenían capacidad de difundir conocimiento y que al obligar a toda la población infantil y juvenil a escolarizarse se conseguía que pudiera ser “instruida” y educada.

Pero en estos momentos hay múltiples fuentes de conocimiento y al alcance prácticamente de todas las personas. Incluso el acceso a estos no es prioridad de las enseñanzas escolares, ya que la institución escolar sigue recreándose ellas misma en su obligatoria existencia. Tímidos intentos de abrir las “escuelas” a un mundo infinito de saberes a través de la NTIC (nuevas tecnologías de la información y comunicación) son la prueba de ello. Mientras tanto la infancia y juventud pasa gran parte de sus vidas conectados a la navegación por la red. Y en ella se encuentra de todo, en el sentido amplísimo de la palabra. La institución escolar en momentos críticos como los que vivimos, con altísimas tasas de desempleo y recortes de los gastos sociales en las administraciones públicas, se presenta como cara e innecesaria al menos en parte. Ya que si las familias por millones tienen tiempo libre, porque no tienen empleo, falta dinero público para mantener docentes y edificios en número suficiente, ¿porqué mantener el modelo de escolarización obligatoria? Sería más rentable dar “libertad” a las familias para que escolarizaran a sus hijos y ofrecerles un modelo de enseñanza alternativo ON LINE, para que desde el hogar pudieran educarse sus hijas e hijos. Esta iniciativa política además contaría con el apoyo decidido de del movimiento “Homeshooling”, o educar en casa, que desde hace varias décadas no para de afianzarse exigiendo el derecho de la familia a la educación de su descendencia, sin intermediarios.

Se juntan el hambre con las ganas de comer y el nuevo modelo parece servido para entrar en el debate, primer paso para que pueda en fecha no lejana tomar carta de naturaleza y acaben vendiendo a la ciudadanía que es mucho mejor que el añejo, anticuado y obsoleto de la escolarización obligatoria, que conlleva la presencia física de alumnado y docentes en el mismo espacio y tiempo para educarse. No parece que sea casual que en estos momentos piensen algunos canadienses en una Educación Líquida, cuando las coordenadas económicas y sociales pintan un escenario verdaderamente dantesco.

Galeria

Recomendados

Presentación del libro: "Del Rojo al Negro: República, Guerra Civil y represión en El Gastor, 1931-1946"

Mañana 3 de Noviembre a las 19:00 horas se presenta en la Diputación de Cádiz el libro de Fernando Romero y P epa Z [...]

Las movilizaciones en estaciones de Adif continúan con fuerza

Podemos tener muy claro una vez analizados los paros de este verano en estaciones, que los trabajadores siguen apostando [...]

CGT llama a la manifestación del día 18 contra el paro y la precariedad y por un futuro de Cádiz

LA CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO HACE UN LLAMAMIENTO A TODA LA POBLACIÓN A PARTICIPAR EN LA MANIFESTACIÓN DEL DÍA 18 [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es diez + cuatro ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.