Foto arton3153
Sin comentarios 1913 veces visto

La “contrarrevolución” argelina ha comenzado

Traducimos un artículo sobre los métodos represivos del estado argelino, centrados hoy en descabezar el movimiento estudiantil y el de los parados, además de seguir atacando el sindicalismo autónomo y cualquier movimiento en la sociedad no controlado por el poder, como el foro nacional de los alcaldes

La “contrarrevolución” argelina ha comenzado

En Argelia el marasmo de la revolución libia y el ejemplo sirio han acabado por dar confianza al regimen de Bouteflika

Los enormes gastos que sirven para “clientalizar” a capas enteras de la sociedad, las promesas de alojamientos y créditos bancarios para los jóvenes, y las de reformas personificadas por la comisión Bensalah… Tal es la estrategia llevada a la par con la, más dura, las detenciones, represiones, exclusiones y procesamientos de los nuevos líderes de las distintas oposiciones en Argelia.

Neutralizar la universidad

Desde hace algunas semanas, los ejemplos se multiplican. En primer lugar el caso de este estudiante en sexto año de doctorado en sociología en la universidad de Argel, Hamzaoui Abdelkarim, miembro activo de la Coordinación nacional autónoma de los estudiantes (CNAE). Será expulsado de la universidad con una simple notificación de un acta del consejo de disciplina, celebrado el 19 de junio de 2011.

Desde el mes de abril, el movimiento de los estudiantes, sin distinción de disciplinas, protestando en el origen contra una reforma pedagógica denigrada, parecía garantizar el relevo de una verdadera oposición al régimen. Esta oposición que la Coordinación nacional para el cambio y la democracia (CNCD) no consiguió personificar el 12 de febrero último.

El movimiento de los estudiantes hasta conseguirá romper un tabú policial duro: conseguir una manifestación de decenas de millares en el centro de la capital, declarada zona prohibida a las protestas en la calle desde hace ya dos décadas. El espectáculo había vuelto a dar confianza a otros movimientos sociales y anunciaba para algunos el verdadero color de la primavera argelina, esperada por todos.

El movimiento será duramente reprimido por la policía, y los líderes ya comienzan a verse enfrentados directamente por la policía política, el aparato judicial y las “medidas disciplinarias”.

En la lista, se cuenta también el caso de Rahmoune Améziane,al que se le ha prohibido la inscripción en todas las Universidades del país. El dispositivo de neutralización de los nuevos líderes ha tomado el cuidado de precisar sus métodos con bloqueos administrativos “de los que son objeto algunos estudiantes que han participado en los últimos movimientos de protesta. Estos bloqueos se manifiestan por la lentitud en la expedición de los títulos de final de estudios”, afirman numerosas fuentes independientes. Hijos del socialismo pasado, el régimen guarda aún el ojo sobre una de las fuentes tradicionales de conflicto en los regímenes policiales: la universidad.

Vigilar a los parados

La “contrarrevolución” vigila también el movimiento de los parados del país, que se ha convertido en una fuerza de movilización en las regiones petrolíferas y las ciudades del Sahara argelino. El Comité nacional para la defensa de los derechos de los parados (CNDDC) se ha enraizado en efecto en estas regiones donde la riqueza del subsuelo contrasta con la pobreza de la “gente de la superficie”.

Contrataciones selectivas, corrupciones, “sobres” para acceder al
empleo, sentimientos de exclusión de las poblaciones locales que miran con malos ojos a los cuadros y la mano de obra “importados del norte” argelino para las necesidades de las grandes sociedades petrolíferas y del imperio Sonatrach [empresa pública de hidrocarburos]…han conseguido “forjar” un movimiento social cada vez más fuerte.Tras una fase de observación, el régimen elegirá responder por la violencia y luego por una batería de leyes, incluso los más surrealistas.

Como ejemplo, los casos de Ziouane Hamza y de Aldjia Adel, dos jóvenes parados de Ouargla, la capital del desierto, fueron detenidosse y procesados por… ¡ tentativa de inmolación delante de una comisaría! Los dos jóvenes se encuentran aún en prisión desde hace meses, a pesar de la fuerte movilización de los demás parados que exigen su liberación y el tratamiento del problema del desempleo en esta ciudad, que ha banalizado el suicidio “a lo Bouazizi” sin causar la reacción del “Norte”.

“El verano del régimen” afecta también a las actividades de otros miembros de los sindicatos autónomos muy movilizadores en Argelia, y no domesticados todavía. Sindicatos que no ocultan su proximidad con movimientos políticos de oposición y que han conseguido crearse una legitimidad amenazante para el poder.

Este último ha intentado durante mucho tiempo neutralizarlos negándose a expedirles las autorizaciones que exige la ley y por un trato de favor para el sindicato “casa” del poder, la Unión general de los trabajadores argelinos (UGTA), último remanente del tiempo del partido único. Desde hace varias semanas; numerosos sindicalistas de base han sido suspendidos, excluidos, despedidos o procesados principalmente en las ciudades del interior del país, allí donde el efecto de lupa de los medios de comunicación es más escaso - y para cortar mejor la hierba bajo los pies de los líderes en la cumbre, en Argel.

A la caza de los nuevos opositores

Última ilustración con fecha de esta caza a las nuevas cabezas, el caso de Mouhib Khatir, alcalde de Zéralda, localidad balnearia envidiada en Argelia. El alcalde, que tomó cuidado de denunciar sobre YouTube el acoso y las amenazas recibidas por los grupos de presión de la mafia local, está en prisión desde hace algunos días después de una espectacular operación de detención completamente
desproporcionada.

¿La causa? Un asunto borroso de estafa y difamación, “un montaje total” según él mismo y los centenares de personas que se reúnen en la ciudad para reclamar su liberación desde hace algunos días. Según la cronología de los hechos, se trata de un enfrentamiento con un grupo de presión local del que forman parte un fiscal, un juez, policías y “padrinos” mafiosos que quieren su cabeza.

El caso llama la atención porque Mouhib Khatir está sobre todo a la cabeza de un movimiento social inédito: el Foro nacional de los alcaldes. A finales de marzo de 2011, el movimiento había conseguido agrupar a cientos de alcaldes argelinos alrededor de una plataforma de reivindicaciones básica: la inmunidad “para proteger al cargo electo de toda forma de negocios políticos”, además del estatuto particular para definir los derechos y deberes del alcalde, y el estudio del cúmulo de las funciones, con una revisión del sistema de primas y complementos concedidas a los cargos electos locales.

Algunas semanas más tarde, el alcalde de los alcaldes “cae” a su vez pero con mucho ruido: además de lasconcentraciones de los habitantes del municipio, ya se ha creado una página Facebook para apoyar al alcalde: “LMK, libérez Mouhib Khatir”.

Matar la oposición en el huevo

Para mucho, la estrategia del poder argelino es simple y sus razones evidentes: se trata de cultivar “en invernadero” a un personal de opositores de decorado, incapaces de movilizar a las masas pero competente para garantizar el decorado de un pluralismo de fachada. Para eso, los líderes políticos “embedded”, protagonistas de pequeños partidos políticos, son el ideal: pueden hablar pero nunca movilizar, criticar pero no hacer ir a las muchedumbres, servir de coartada pero nunca amenazar.

El poder no ataca nunca, o solamente en raras ocasiones: no hay detenciones espectaculares, ni represiones directas. Para muchos argelinos, la acción del 12 de febrero de 2011 de la Coordinación para el cambio “fue condicionada” por la presencia del líder de Rassemblement por la cultura y la democracia (RCD). El poder lo sabía y dejó hacer.

La estrategia no es la misma por lo que se refiere a los nuevos líderes: allí, es necesario cogerlos en la cuna, matarlos en el huevo e impedir que adquieran una mayor notoriedad. De ahí esta represión brutal contra las nuevas cabezas que no se pueden aún interesar por una oferta directa.

La represión es ayudada por la falta de visibilidad de estos jóvenes y la extraña apatía de la sociedad argelina, incapaz de dar curso colectivo a reivindicaciones llamadas corporativas, pero que conciernen a todo el mundo..

Desde hace unos años, la propaganda del régimen ha destilado sutilmente una idea básica: “Si no es el actual equipo al poder quien dirige el país, ¿quién lo hará?”. El objetivo es convencer de la inexistencia de un relevo capaz de gobernar Argelia, y en consecuencia de impedir a los actuales líderes pretender a la sucesión.

Muchos argelinos permanecen convencidos de que sin el “Mal” del poder, “ hay que temer lo peor”. Y como el Faraón del mito del nacimiento de Moïsés, el Poder argelino ha tenido un sueño y parece hoy más que nunca decidido a matar a los recién nacidos, uno de los cuales está predestinado a arruinar el reino.

Por Kamel Daoud

Traducción:

Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT

Archivos Adjuntos

Recomendados

Boats4 People: Por un Mediterráneo libre, solidario y sin más muertos en el mar

Para un Mediterráneo libre, solidario y sin más muertos en el mar El Mediterráneo es un lugar de paso a Europa para m [...]

Comunicado 6ª reunión Convenio Colectivo de Telefónica

Se podría haber dicho que apenas hubo algún cambio en el nuevo borrador presentado por la empresa si no fuera porque en [...]

Recogida de firmas para la retirada del Decreto-Ley 5/2010 de Reordenación del Sector Público de Andalucía

En la dirección http://www.peticionpublica.es/PeticaoVer.aspx?pi=P2010N3319 se está organizando una recogida de firmas p [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es seis + nueve ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.