Foto arton4480
Sin comentarios 2695 veces visto

Barricada de Papel nº 13


{EL EDITORIAL}

{Y siguen...}

A punto de iniciarse un nuevo curso político,? ?que en Andalucía supondrá,? ?además,? ?nueva Presidenta y nuevo Consejo de Gobierno,? ?nos encontramos con una nueva ofensiva del capital? (?en este sentido no han descansado?)?,? ?a través de sus diversos actores.

La ministra del paro,? ?la onubense Fátima Báñez,? ?la directa responsable a través de su reforma laboral del mayor aumento del paro en la historia de Andalucía,? ?a la vez que el pasado día? ?29? ?de agosto en el Congreso de los Diputados valoraba positivamente sus logros en materia de empleo? (?es decir,? ?de despidos,? ?y de puesta de los trabajadores a los pies de los empresarios?)?,? ?avanza en sus despropósitos.? ?Por un lado,? «?afina?» ?los cabos sueltos de la reforma laboral? (?restringe las causas de nulidad,? ?menos posibilidades de judicializar ERE,? ?menos controles de cuentas,? ?o más bien ninguno,? ?a los ERE promovidos por las multinacionales extranjeras...?)?,? ?y,? ?por otro,? ?da nuevos pasos en su? «?cruzada?» ?contra los parados y paradas,? ?publicitando,? ?en pleno? ?5? ?de agosto,? ?a través de una? «?carta abierta a los medios de comunicación?»?,? ?una campaña contra el fraude laboral,? ?utilizando,? ?a su vez,? ?al menos un triple frente de ataque:

La Inspección de Trabajo y SS,? ?a la que se? «?estimula el celo?» ?para que persiga el chocolate del loro de los posibles casos de fraude en el cobro de la prestación del seguro o del subsidio de desempleo.? ?Nada de perder el tiempo con los millones de horas extraordinarias no pagadas,? ?o con ese? ?20? ?o? ?25%? ?del PIB que se mantiene oculto a la Hacienda y a la Seguridad Social.

El llamamiento a los ciudadanos para que,? ?a través de un buzón,? ?participen voluntariamente en la caza del? «?parado defraudador?»?.? ?Un colaboracionista social que,? ?a imagen de los Somatén que colaboraban con los cuerpos represivos para rematar la faena contra los resistentes maquis o contra las organizaciones obreras clandestinas,? ?avisará a la Inspección de Trabajo para? «?rematar?» ?de hambre al parado que no pueda vivir,? ?él y su familia,? ?con los? ?426? ?€? ?del subsidio.? ?Así recupera? (¡?fuera complejos?!) ?la añorada tradición de la delación,? ?que a más de uno le sirvió para hacerse a precio de saldo con la casa del? «?rojo?»?.

El publicitario,? ?la campaña de prensa contra el parado que intente arañar como sea unos euros más,? ?que constituye todo un frente cultural de la derecha extrema,? ?frente no despreciable,? ?generador de ideología.? ?Ideología que al final sirve de soporte para justificar futuras modificaciones legislativas en proyecto.

En paralelo,? ?el jefe de la patronal se descuelga con nuevas medidas,? ?sabedor de que sus deseos son órdenes para el PP,? ?y adelanta su carta a los Reyes:

-* Cambiar caprichosamente contratos de tiempo completo a tiempo parcial.
-* Consecuentemente,? ?para completar la jugada anterior,? ?aumentar las horas complementarias del? ?15? ?al? ?30%.
-* Reducir los tipos de contratos.
-* Reducir? «?privilegios?» ?a los trabajadores fijos.
-* Habilitar a las mutuas patronales para dar el alta médica por enfermedad.
-* Eliminar las pensiones de viudedad,? ?excepto para los casos? «?no contributivos?»?,? ?por ausencia total de ingresos.

Y de fondo,? ?el escenario que se está modelando como realidad social,? ?diferente y hasta totalmente contradictoria con la imagen que nos ofrecería un conocimiento externo,? ?formal,? ?de nuestra sociedad.? ?El ataque combinado a los derechos y a los intereses materiales de la clase trabajadora,? ?a través de la reforma laboral continuada,? ?de las prácticas empresariales fraudulentas,? ?de la presión a la baja ejercida por seis millones de parados? (?que está llegando a la subasta a la baja de las retribuciones,? ?las horas de trabajo sin retribuir y las condiciones de seguridad y salud?)?,? ?de la escasa y lenta protección judicial,? ?y,? ?en fin y sobre todo,? ?por la pasividad social,? ?están configurando a marchas forzadas una sociedad dual e hipócrita,? ?en la que se conserva,? ?sí? (?aunque cada vez mas recortada?)?,? ?una cierta legislación laboral y social,? ?pero vacía,? ?en su mayor parte,? ?de eficacia real,? ?cada vez más convertida en una teoría hueca,? ?en un decorado de cartón piedra sólo apto para engañar a quienes quieren ser engañados.

La guerra del capital contra la clase trabajadora se agudiza.? ?No hay límite al saqueo de derechos ni al expolio material,? ?ni por la debilidad de la respuesta,? ?resultado de la pasividad,? ?hija a su vez del consenso social creado desde la transición y de la comodidad de la delegación,? ?nieta del terror impuesto a través de la brutal represión de la guerra y posguerra y de la incultura y escasez material impuestas por los vencedores.? ?Ninguno de los anteriores objetivos? (?flexibilidad de contratos,? ?libertad y casi gratuidad de despidos,? ?prioridad absoluta de los intereses empresariales para regular las relaciones laborales,? ?múltiples reducciones de cotizaciones sociales,? ?fraude fiscal generalizado,? ?ceguera de la Inspección de Trabajo,? ?etc.?) ?les satisface,? ?una vez conseguidos.? ?Parafraseando a los Rolling,? ?no consiguen estar satisfechos.

Al expolio de la clase trabajadora se une el practicado con el medio ambiente.? ?La reformulación de la Ley de Costas supone un regalo multimillonario a propietarios y usurpadores del suelo público más deseado,? ?el de la franja litoral,? ?a costa de la calidad de vida y ambiental de la sociedad española y de las generaciones futuras.

Un lema? «?altermundista?» ?repetido dice? «?Otro mundo es posible?»?.? ?Se aproxima más a la realidad otro mas lúcido?; ?Sampedro decía,? ?con razón:? «?Otro mundo...? ?es seguro?»?.? ?La opción real no es entre este? ?mundo y otro mejor.? ?«Este mundo?» ?desaparece cada día ante nuestros ojos,? ?por mucho que no lo queramos ver.

La salida de la actual crisis económica,? ?social y ambiental,? ?dependerá de la clase trabajadora,? ?en sentido amplio? (?en activo o en paro,? ?o estudiantes,? ?pensionistas,? ?etc.?)?.

No está escrito en piedra,? ?ni en libros sagrados,? ?ni en el? «?fin de la historia?»?,? ?ni en la? «?necesidad histórica?» ?el sentido de la salida.
La CGT presenta su modelo de salida,? ?distinto y diferenciado de otras otras opciones.? ?La CGT desarrolla el sindicalismo de base y combativo,? ?basado en la acción directa y la movilización de la clase trabajadora,? ?allí donde confluyen condiciones objetivas para la movilización y determinación colectiva para movilizarse.? ?La representación de la clase trabajadora no se reduce a expresiones políticas o liderazgos mesiánicos que se autoproclaman como únicos,? ?o máximos o más puros representantes.

Las herramientas que la CGT considera básicas para dar la vuelta a la situación actual son la solidaridad y el apoyo mutuo,? ?la desobediencia y la autogestión por cada colectivo implicado.? ?No compartimos prácticas anteriores que están en la base de la situación actual:? ?el consenso social con la clase explotadora?; ?la delegación en políticos profesionales,? ?o en sindicalistas vendidos a esos políticos?; ?o la política y el sindicalismo entendidos como espectáculo al servicio de liderazgos mas o menos mesiánicos que reclaman adhesión incondicional.

Algunos de los hechos diferenciales de Andalucía reclaman reivindicaciones específicas,? ?sin que ello oculte la realidad de que las causas profundas de la explotación y opresión están en el sistema capitalista,? ?contra el que hay que actuar en el marco estatal e internacional.?

Así,? ?la mayor incidencia del paro en Andalucía exige una urgente actuación en materia de planes especiales de empleo y planes contra la exclusión social,? ?basados especialmente en un salario social y en asegurar la satisfacción de necesidades sociales básicas como es la de la vivienda.

Las últimas medidas del Gobierno Rajoy de puesta en venta de los bienes públicos nuevamente van en beneficio del capital,? ?que aprovechará la ocasión para comprar a precios de ganga la propiedad pública acumulada por el esfuerzo de generaciones.? ?En Andalucía,? ?esta política conlleva medidas tan antisociales como la puesta en venta de tierras públicas,? ?entre ellas,? ?el mayor latifundio,? ?La Almoraima,? ?finca ubicada en una zona,? ?Campo de Gibraltar,? ?especialmente castigada por el paro,? ?que CGT,? ?conjuntamente con trabajadores de la comarca,? ?está reclamando que se entregue para su explotación sostenible y ecológica a cooperativas de trabajadores.? ?Pero también la Junta de Andalucía dispone de la propiedad de numerosas fincas que exigimos se pongan en valor por cooperativas de trabajadores.

Concluyendo,? ?la CGT estará como siempre,? ?como ha estado este pasado verano en las principales luchas,? ?allí donde haya movilización sin manipulación,? ?allí donde el colectivo en lucha nos reclame,? ?y en todos los foros o marcos de unidad de acción,? ?en ámbitos locales,? ?andaluces y estatal.




Archivos Adjuntos

Recomendados

El Viso del Alcaor (Sevilla). Hoy a las 19 horas en el Parque de La Constitución se presenta la exposicion `todos (...) los nombres´ organizado por SOLANO.

El Colectivo Ecopacifista Solano, siguiendo con su labor de divulgación de la Memoria Histórica, va a presentar hoy lune [...]

CGT lanza un nuevo espacio televisivo: RojoyNegroTV.org

CGT lanza un nuevo espacio televisivo crítico, anarcosindicalista y libertario, por, para y desde el movimiento obrero y [...]

La CGT contra el tijeretazo de los Presupuestos Generales de 2012

Cuando cumple los 100 primeros días el gobierno del PP se burla del pueblo y su democracia El viernes 30 de marzo, un [...]

0 comentarios

Aún sin comentarios

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

¿ Cuanto es siete + diez ?

Los comentarios están moderados, por lo que no se garantiza su publicación. La web no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.